¿Qué podía decir yo, si en toda mi vida no he hecho más que coser calcetines?», así respondió María, aterrorizada por la posibilidad de tener que hacer un discurso de ingreso, cuando no se aceptó su candidatura a ingresar en la Real. Continuar leyendo