Dos veces he ido ver Atchuss en el plazo de diez días. Volví ayer, porque salí de la primera con la impresión de que —con tantas risas— se me habían escapado algunas cuestiones, y porque sentí la necesidad de darme un pequeño homenaje. Continuar leyendo