A la hora de adaptar obras de tiempos ya pretéritos acostumbro a quejarme de la falta de fidelidad a los valores ideológicos y los resortes emocionales que convirtieron ese texto en un clásico. La razón es que quien versiona no suele estar ni. Continuar leyendo