Entrar a la sala Lola Membrives del Teatro Lara es como pasar a otro mundo. En cuestión de segundos, abandonas Malasaña para adentrarte en la casa de los horrores. Un ambiente rancio, cargado, polvoriento y sombrío es el decorado de Los. Continuar leyendo