Cuando la estabilidad emocional está sometida a delicados equilibrios, un acontecimiento imprevisto y traumático provoca que todo se desajuste y que la persona se ponga a buscar respuestas a las dudas y emociones que no había conseguido asumir. Continuar leyendo