Imagínese el lector a una artista sola, sentada en un banco, en un estado de práctica inmovilidad de cintura para abajo; empleando casi exclusivamente como medios de expresión la voz y la gestualidad de su cara. Para más sorpresa, la única. Continuar leyendo