El Centro Dramático Nacional está para arriesgar; para hacer aquellas funciones que por sus características están fuera del alcance de un teatro comercial. Y esto es lo que ha hecho su director —Ernesto Caballero— con la adaptación que. Continuar leyendo