Hay textos teatrales tan exquisitamente redactados que requieren de cierta predisposición mental para ser disfrutados plenamente; incluso conviene antes haber descansado un poco para estar plenamente alerta y captar todo lo que encierran. Eso es. Continuar leyendo