Nada puede resultar más inquietante para un espectador de teatro que el contemplar cómo la sala en la que se encuentra sentado se llena con cientos de escolares; especialmente si se trata de una obra de Teatro Clásico y de casi tres horas de. Continuar leyendo