Si va al teatro tenga presente que nada de “suerte”, ni de claveles, ni ninguna prenda amarilla… El mundo de la farándula es tremendamente supersticioso por naturaleza. Igual que algunos deportistas, hay intérpretes con manías. Continuar leyendo