El pasado miércoles, el mundo se unió para despedir a uno de los más grandes genios de todos los tiempos. Stephen Hawking, que padecía una enfermedad motoneuronal, murió finalmente en su casa de Cambridge a los 76 años.  No hubo rama del. Continuar leyendo