Un homenaje a lo espiritual, a lo etéreo, a lo trascendente, a lo que la razón no alcanza a expicar. Eso es lo que representa el Festival de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid. Un festival dedicado a la música que lleva ya nada menos que 27. Continuar leyendo