Cuando una escena está extraordinariamente bien planteada incluso puede resumir toda una función. Eso sucede en ‘El cielo que me tienes prometido’ cuando Teresa de Ávila se va despojando de sus hábitos mientras muda drásticamente el. Continuar leyendo