Cuando el público no sabe a cual de los intérpretes seguir con la mirada, debiendo decidir qué aspecto de la acción y qué parte del escenario observar -como si se tratase de un amplísimo buffet libre- el entretenimiento está asegurado. A. Continuar leyendo