Emoción, patetismo y pena pueden embargar al espectador las historias familiares narradas en la obra Los Gondra; cierta admiración es el sentimiento que suscita la labor de su autor: Borja Ortiz de Gondra. Pues muy, muy difícil resulta resumir en. Continuar leyendo