Asombra que en un teatro como el Español se programen dos obras de muy corta duración, redactadas por unos veinteañeros y representadas una sola vez hace casi setenta años. Una vez vistas entiendo que no se hayan vuelto a programar, pues son. Continuar leyendo