Claves para vestir correctamente la mantilla

Con la llegada de la Semana Santa y los toros son muchas las personas que sacan sus más preciados looks a relucir. Entre todos los complementos y prendas que podemos ver, hay uno que predomina por su protagonismo, especialmente en el Sur de España: la mantilla.

El origen de esta prenda no está claro aunque sí se sabe que eran las habitantes de los pueblo las que lo utilizaban para ir a la Iglesia. Según el lugar y su clima se elaboraban con unos u otros materiales, como en el norte donde se usaban tejido tupidos para proteger del frío. Fue especialmente en el siglo XVI cuando comenzó a emplearse con un propósito puramente ornamental, comenzado a ser el encaje la estrella en todas las confecciones.

Ya en el siglo XVII la clase alta comenzó a vestirla, pero fue especialmente gracias a la reina Isabel II que se impuso como costumbre entre la nobleza y dotó a este complemento de cierta distinción. La mantilla comenzó a ser usual en los actos sociales de las clases altas aunque, tras la muerte de la reina, el uso se redujo. Eso sí, siempre se mantuvo en los actos más solemnes.

Hoy en día, la mantilla tiene un gran arraigo en el Sur, donde las mujeres lo utilizan en eventos como Semana Santa, los toros o en bodas. Aunque lo más corriente es verla con peineta, ésta no es obligatoria aunque sí que se deben mantener unas reglas para vestirla como es debido. A continuación os damos unas claves para llevar la mantilla:

    • La mantilla irá sujetada en la parte trasera con un broche discreto más o menos a mitad de la cabeza. Es muy importante que a la hora de sujetarla (tanto delante como por detrás) no quede tirante para que no nos quite movilidad.

 

    • En cuanto al largo se refiere, depende de la propia mantilla ya que la podemos encontrar de muchos tipos de longitud. Por lo general,  deberá contar con un largo hasta la altura de las manos, por delante, y por la parte trasera justo por debajo de la altura de la cadera. Al sur, en Andalucía es muy común colocarlas ladeando la cabeza y sujetando la mantilla sobre el hombro izquierdo. En cuanto a la parte delantera de la cabeza, dependerá del gusto de la propia persona ya que puede tapar o no la frente.

 

    • En cuanto al color, la tradición marca que el color blanco se utilizará solo en jóvenes solteras, aunque cada vez se está popularizando entre todas las edades. El negro se utilizará en bodas (la madrina), actos solemnes, procesiones….

 

    • A lo que peineta se refiere, depende de la persona. Para aquellas que tengan la cara redonda y que sean bajitas, lo mejor será una peineta alta ya que estilizará. en cuanto a las caras alargadas y gente alta conviene la peineta baja. Para que sea fácil colocarla, se aconseja no haber lavado el pelo ese mismo día y se debe llevar siempre recogido.

 

    • La vestimenta también es fundamental ya que lo correcto para la madrina de una boda es un traje largo de una sola pieza o una falda justo por debajo de la rodilla. Este último punto debe cumplirse siempre (no se deben mostrar las rodillas)
Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar