Cómo hacer una compra sin aditivos: guía para adquirir productos saludables

Cuidar nuestra alimentación se convierte en una tarea cada vez más complicada debido al modo de vida frenético que llevamos. Los platos precocinados y procesados inundan nuestras neveras sin que seamos conscientes de lo que verdaderamente ingerimos. Elegir bien qué comprar es una tarea fundamental para mantener una buena dieta aunque no sea siempre tarea fácil.  Por ello, en este post te damos las herramientas para saber cómo hacer una buena compra sin aditivos.  

Cada vez es más habitual encontrar líneas de productos “caseros” o “naturales” que realmente no lo son. Estas prácticas evidencian que los fabricantes han oído las preocupaciones del consumidor por cuidarse y han hecho de esta tendencia un reclamo. Por ello hay que prestar especial atención a las etiquetas e interpretarlas para conocer verdaderamente qué comemos.

¿Qué son los aditivos?

Los aditivos alimenticios son compuestos o sustancias que se añaden a los alimentos y bebidas. Su finalidad es la de mantener o mejorar su inocuidad, su frescura, su sabor, su textura o su aspecto. Es decir, ellos son los responsables de que un determinado producto tenga una apariencia, sabor y olor más atractiva y de que duren más tiempo sin  caducarse de manera artificial.

BORRAR

¿Cómo reconocerlos en la etiquetas?

Los aditivos son fácilmente reconocibles y es necesario interpretarlos para hacer una compra sin aditivos. El código de señalización está compuesto por la letra E seguida de una serie de números. Estos números varían según su función, familia y tipo. Para interpretar bien los códigos, debemos fijarnos en las centenas. Estas indican  según el número qué tipo de aditivo es el que se ha utilizado. Los aditivos se dividen en 4 grupos y cada uno tiene un número diferente asignado:

  • Colorantes (E-100)
  • Conservantes (E-200)
  • Antioxidantes (E-300)
  • Estabilizantes (E-322 / E-400)
  • Reguladores de acidez (E-500)
  • Potenciadores del sabor (E-600)

La Unión Europea regula el uso de estas sustancias mediante el reglamento CE 1333/2008. En él, establece una lista con los aditivos autorizados así como su proporción. La Agencia Europea de Salud Alimentaria es la encargada de vigilar el correcto cumplimiento de las normas. Además,  analiza las sustancias antes de autorizarlas, eliminarlos de la lista o modificar la proporción máxima autorizada.

A pesar de las regulaciones, los expertos recomiendan ingerir la menor cantidad posible de este tipo de sustancias. Por ello y aunque alargues inviertas más tiempo, recuerda leer las etiquetas para conseguir una compra sin aditivos saludable.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar