Excelente Venganza de Don Mendo

Cuando un texto es extraordinario puede conseguir atraer a los públicos continuamente; éste es el caso de la Venganza de Don Mendo, una de las obras de teatro más representadas en España.

Su elemento diferencial es el ‘descaro’ con que está escrita; en teoría infringió todas las reglas imaginables en su época. Cuando se estrenó en 1918 era un periodo de renovación del teatro español, pues el teatro en verso decimonónico se había sustituido por unos textos mucho más coloquiales, naturales y creíbles. Contracorriente, Muñoz Seca emplea el teatro en verso para desarrollar un género de invención propia denominado ‘el astracán’; en el, en lugar de esforzarse en cuadrar los versos, Muñoz Seca se dedica a descaradamente cambiar la finalización de muchas palabras y inventarse títulos nobiliarios e interjecciones para que rimen los versos. Es una especie de ‘todo vale’ con tal de chocar al público y hacer reir. El resultado son unos diálogos en verso divertidísimos, porque tienen un ritmo de continuos gags y sorpresas. Lo alambicado y retorcido de dichos diálogos obliga al espectador a estar extraordinariamente atento a lo que se dice, porque de lo contrario se pierde el hilo y se va por detrás de las risas de los demás espectadores. Hay una complicidad continua entre los intérpretes y el público. La obra destaca también por la gran continuidad de los golpes de humor, con un alto nivel muy raro en el teatro cómico.

venganza don mendo teatro

Dado que se trata de una obra que casi todos los aficionados al teatro han visto varias veces, el atraer al público es un reto adicional. En esta representación hay un excelente trabajo de diseño de decorado por parte de Ricardo Sánchez Cuerda; al ser minimalista, moderno y eficaz, centra la atención en los intérpretes y en el texto. Los intérpretes emplean un vestuario de excelente calidad, algo que reviste especial relevancia dado que la Sala Guirau del Teatro Fernán Gómez sitúa a gran parte de los espectadores muy cerca del escenario, por lo que se puede apreciar bien la calidad de la vestimenta. Excelente también la interpretación de todo el elenco reunido en la Compañía Salvador Collado; resultaría incluso injusto empezar a hacer menciones individuales, porque todos están muy bien, aunque es natural que sobresalgan más los que más tiempo actúan: Ángel Ruiz y Cristina Goyanes. Al estar el público cerca el director Jesús Castejón decidió no emplear micrófonos, por lo que se depende del caudal de voz y la capacidad de declamación de los intérpretes; en éste sentido, la vocalización del elenco artístico me pareció excelente, pues resultaba posible entender los retorcidos diálogos de la obra. En resumen, una obra muy bien representada y de excelente resultado.

Texto: Ignacio Suárez-Zuloaga.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar