Teatro en el que las partes son más que la suma

La obra de teatro En el oscuro corazón del bosque es una de esas obras en las que todo está muy bien; salvo el guión. Un texto que apunta pero que no funciona; un rato que se pasa el espectador disfrutando de la buena factura de las partes (actuaciones y escenografía fundamentalmente) a la espera de que llegue la emoción o la diversión. Un resultado muy escaso el de esta obra de José Luis Alonso de Santos; el autor debería de revisarla. Se trata de una creación de teatro fantástico, género complicado ante la avalancha de novelas, películas, video juegos y otros soportes. Además, el asunto no se capta de inmediato sin haber leído previamente el programa; la persona que me acompañaba el día del estreno entró en el último momento en la sala Max Aub y no se leyó el programa, por lo que se pasó un buen rato haciéndose cábalas acerca de qué iba la obra.

La obra empieza muy bien con la entrada en escena de Manuel Galiana, un actor con una gran presencia en el escenario. Su ventaja es asimilable a la del tenista que comienza un partido con dos juegos a cero en el tanteador. Manuel Galiana es un primer actor que lleva décadas protagonizando funciones memorables, por lo que acumula gran cantidad de buenos recuerdos en los aficionados; está asociado a tanto y tan bueno que uno está ya rendido antes incluso que comience a hablar. En esta obra, como en casi todas las que recuerdo, el gran Galiana maneja las gestualidad y la voz extraordinariamente; durante los primeros minutos con seguirle a él uno deja de prerstar atención a lo que dice y si tiene algún sentido. La elección de éste y la otra protagonista —Luisa Martín— son el principal acierto de la dirección de José Luis Alonso de Santos; no solo pueden ser asimilables a los fantásticos personajes que deben de interpretar, también están bien caracterizados. Luisa Martín también hace un buen trabajo con un papel complicado. Cuando la obra empieza ya a aburrir entra en escena ese otro gran actor que es Pedro Miguel Martínez, aportando una comicidad que veníamos echando en falta desde el comienzo y que se debe más a su excelente entonación y evoluciones por el escenario que a lo que está representando. Al mismo gran nivel de Galiana, Martínez es otro de los atractivos de esta función.

Me cuesta mucho opinar acerca de los otros dos intérpretes (Marta Guerras y Mariano Estudillo) pues sus papeles son tan deslucidos y absurdos que resulta imposible causar una buena impresión. Se trata de personajes absurdos tal y como están escritos actualmente. Además, no tienen peso suficiente para contraponerse a los tres gatos de las mencionadas fisuras de nuestra escena. Si la obra tiene cuatro planos de asuntos representados —el ambiente de los gatos, el de los dos jóvenes que hacen la mudanza, la dueña de la casa que no se ve y los sucesos del pasado rememorados por los dos gatos protagonistas— todo el interés y la mayor parte del tiempo se dedica a los gatos, siendo imposible contraponer unos y otros asuntos interrelacionados; esto es otro fallo del guión (muy descompensado). Por ello a los dos jóvenes intérpretes le ha tocado unos personajes que ni transmiten emoción dramática ni provocan la risa.

Otro de los aciertos de esta obra es la excelente escenografía de Llorenç Corbella, que hace un buen uso de los abundantes recursos que ofrece el teatro de titularidad pública (en comparación con el teatro comercial) a un profesional que sabe lo que hace. Resuelva bien la compleja ambientación de un tupido bosque y una mansión en derribo. Además, aporta en dos momentos unos elementos escenográficos móviles e iluminados que sorprenden, animando al espectador en busca de atractivos en los aspectos técnicos de una obra que no funciona como `todo´.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar