PENAL DE OCAÑA Teatro original, sensible y sorprendente

El Penal de Ocaña es la adaptación teatral que ha hecho la dramaturga Ana Zamora de la novela que su abuela María Josefa Canellada presentó al Premio de novela Café Gijón en 1954, y que resultó finalista del mismo. La función destaca por su escenografía sobria, bien planteada y eficaz; pocos elementos y muy simbólicos. El pequeño piano que está siendo interpretado por la hermana de la directora durante la función parece representar la armonía y dulzura que destila el personaje principal —la autora del texto original, María Josefa Canellada— en medio del terrible ambiente de los primeros meses del Madrid republicano. El pequeño espacio escénico circular puede simbolizar el mundo personal en el que la protagonista es capaz de mantener su cordura y sus valores individuales entre un ambiente desolador. Esa positividad y alegría frente a los desastres circundantes de que hace gala nuestra heroína consigue mantenerla en un ambiente de optimismo y alegría que posiblemente es lo que la permite aislarse de la terrible realidad de sacas de presos y asesinatos políticos que debió de rodear a la protagonista en el Madrid de 1936. El hecho de que la obra sea un monólogo refuerza la intención de homenaje de la dramaturga a su abuela y su historia de amor con su abuelo, cuyo mundo interior femenino y ético es el principal atractivo y asunto del guión. Otro interesante recurso escénico es el empleo de la música para facilitar el relato de la historia, indicándonos el drama, la esperanza, el miedo… con sus sonidos. La pianista Isabel Zamora —también nieta de la autora y hermana de la dramaturga— complementa con sus gestos y movimientos la acción sin llegar a distraernos del protagonismo de la monologuista.

El tono que destila el texto de María Josefa Canellada —con críticas contra el ejercito franquista y la religión católica— sorprende en una novela que se presentó a un conocido premio madrileño en el duro año de 1954 (con la Dictadura en máximo represivos). Posiblemente eso provocó que la censura impidiera que entonces fuera publicada; apareciendo por fin en 1964. Aunque —no habiendo leído quien esto escribe la novela que ha servido de base para el guión— resulta imposible saber cuanto se ha omitido o enfatizado en la versión teatral; llama la atención que la monologuista cite a San Juan de la Cruz como `Juan de la Cruz´, algo que mucho dudo que escribiera su abuela en un texto presentado en 1954 a un premio literario. También sorprende que una participe en el ambiente intelectual (pues trabaja en un proyecto editorial de Pedro Salinas) no se haga eco de los miles de asesinatos políticos de personas no radicalizadas cometidos en Madrid en 1936 y 1937—los años en que se desenvuelve esta obra— especialmente los de los literatos Muñoz Seca y Maeztu; crímenes que provocaron la situación de pánico generalizado, motivando que muchas legaciones extranjeras habilitaran edificios enteros para proteger a personas perseguidas. Un ambiente que incluso provocó la huida de Madrid de gran parte de los principales escritores republicanos que allí se encontraban, como Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset, Ramón Pérez de Ayala y Ramón Menéndez Pidal (por citar solo a los más destacados).

Hechas esas matizaciones a un texto con pretensiones autobiográficas e históricas, sigo comentando la obra en si. Excelentes las interpretaciones, tanto de la monologuista Eva Rufo como de su acompañante, la pianista Isabel Zamora. La capacidad expresiva de Eva Rufo y su encanto personalnos trasladan un personaje sensible, positivo, con una enorme vida interior y una generosa visión del desastre que la rodea; un entorno cuya percepción es dulcificada por el amor entre ella y Alonso Zamora Vicente (que se convertiría en el marido de María Josefa Canellada). Una excelente interpretación. No menos afortunada es la actuación de soporte por parte de Isabel Zamora. En resumen, una obra agradable, sin los maniqueos mensajes que caracterizan las obras de teatro sobre la Guerra Civil, y que nos trasladan una encantadora semblanza de la autora María Josefa Canellada.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar