MONCHO PANZA insultón y divertidísimo

Moncho Panza es un espectáculo del inimitable Moncho Borrajo, show man, actor, cómico y personaje hispánico donde los halla; doblemente hispánico en esta función pues del mito literario de Sancho Panza se imbuye y disfraza para hacer una demoledora crítica de nuestra actualidad a través de muchos de sus protagonistas más mediáticos. Es nuestro máximo histrión patrio hombre muy inteligente y empático, dominador de todos los resortes escénicos para captar y retener la atención del público, al que recurre de las más diversas formas con el fin de convertir su espectáculo en algo participativo, en el que el espectador puede llegar a formar parte del mismo. Esta tendencia a la co-participación entre el que paga y el que cobra ha ido en aumento, hasta el punto de que sentarse en las filas delanteras o en las cercanas al pasillo central implica el riesgo de acabar en el escenario o ser objeto de comentarios no siempre bienvenidos. Éste es el caso de Moncho Panza, en el que algunos de los espectadores de mis alrededores en algunos momentos se llegaron a agitar inquietos en su butaca ante la eventualidad de ser señalados por Borrajo y pasar a formar parte del show.

Con un desparpajo y desvergüenza sin parangón en nuestra escena, Moncho Borrajo inflige una trituradora y machacona crítica a numerosos personajes de nuestra actualidad, con especial atención a la clase política. Y como se trata de un individuo de fina inteligencia, pues pocas veces yerra el tiro con sus demoledores y sarcásticos comentarios, en su gran mayoría muy muy divertidos. Pero quiero señalar que hasta del bogavante gallego con cava catalán se puede cansar uno, pues por muy buenos que sean ambos manjares, en cantidades excesivas machacan al organismo, pudiendo al gourmand exagerado llegar a desbordársele el ácido úrico por las orejas. Esto es lo que —a mi juicio— ocurre con la catarata de insultos y descalificaciones de Moncho Panza; tantísimos y tan descarnados ataques, aún siendo muy divertidos y estando repartidos entre todo el espectro político e incluir a altas instituciones del Estado (incluida la más alta). Menos dosis nos aporta de sus canciones y actuaciones escénicas —escribamos `neutras´— en las que sus dotes de entretenedor y agitador brillan al máximo.

Me llamó la atención la civilizada reacción del público al repaso que le da Borrajo a nuestros líderes y personajes populares más ridículos. Yo asistí a la función del día siguiente de su estreno; en aquella sesión había una importante mayoría de público formado por personas de más de sesenta años, de aspecto conservador, finos ademanes y mesurados comentarios según salíamos todos juntos del Teatro Bellas Artes. En algunos de los momentos más álgidos de Moncho Panza me dediqué a observar las reacciones de aquellos que tenía a mi alrededor: a algunos se les notaba algo perplejos por la dureza de las sátiras, unos pocos hicieron algunos leves gestos de desagrado, incluidos comentarios al acompañante. Pero no vi ni un mal gesto rotundo y de negación de lo que se estaba representando en el escenario. Interpreto esta reacción del público conservador como una gran evolución en el estilo del humor y la capacidad de encaje de los madrileños; me atrevo a escribir que a bastantes les pudieron parecer de mal gusto y desproporcionadas las descalificaciones, pero las asimilaron `a la inglesa´. El estilo de Borrajo es ese y si vas a verle eso te encuentras. Un desparrame de sentimientos justicieros en forma de críticas muy divertidas.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar