EL JURADO Teatro actual y entretenidísimo.

El Jurado es una obra de teatro que desarrolla la idea fuerza principal de la célebre Doce hombres sin piedad, la obra maestra de Reginald Rose. Aquella inolvidable historia fue concebida inicialmente para la televisión, adaptándose después al cine y al teatro; una excepción a la regla (pues el sentido casi siempre es el inverso), Y puestos a desafiar la regla general, la calidad de esta creación teatral no desmerece al original que la sirve de inspiración; no es como otras versiones modernas de nuestros clásicos, las que emplean como gancho el título de una obra maestra para atraer al espectador, y luego ofrecer versiones descafeinadas y pretenciosas; unas funciones que poco realmente tienen que ver con el original, pues los mensajes son distintos. En éste caso, Luis Felipe Blanco Vilches ha escrito un guión verdaderamente original partiendo de una idea tradicional, un texto con entidad propia, que funciona. Una creación que se sostiene por si sola.

Hay varios motivos por los que El Jurado funciona desde el principio y cautiva al espectador hasta el final. El primero es la actualidad del asunto que trata: la corrupción de la clase política. El extremo rechazo social que ese fenómeno genera en la población puede haberse convertido en un peligro para la sociedad, pues los prejuicios desbordados impiden que se haga justicia y una sociedad que no sabe impartir justicia es un cuerpo social enfermo. En algunos momentos de la acción esta es una de las conclusiones a las que llega el espectador ¿cuantas veces me habré precipitado decidiendo acerca de una culpabilidad nada más aparecer una noticia sobre la detención de un político?.Otro factor valioso es el humor que destila el texto en algunos episodios, breves momentos de claroscuro que se contraponen al trascendente drama que se representa; es como esa pizca de chocolate caliente que mejora incluso al mejor helado de vainilla. Unos toques de humor que descomprimen la tensión que el espectador va acumulando en algunos momentos.

El director Andrés Lima aprovecha muy bien el texto y las posibilidades que ofrece el singular espacio e iluminación de la Naves del Español, confiriéndole a la obra unos eficaces cambios de ritmo, acelerando y ralentizando la acción mediante una suerte de interludios escénicos que trasmiten al espectador cual es el estado de ánimo de los miembros del jurado, conforme van reaccionando a los descubrimientos que se van produciendo….. Lima también ha sabido hacer una excelente dirección de artistas. Incluso no acapara excesivamente la atención la actuación de Pepón Nieto, actor personalísimo a causa de su gestualidad, tono de voz y vocalización. Nieto es un gran actor que acostumbra a ensombrecer la actuación del resto del reparto, lo que no ocurre en esta ocasión; no solo por el equilibrio de tiempo repartido entre los demás intérpretes, también por la propia configuración del texto y el equilibrado manejo de las luces y el movimiento de personajes por el escenario. Siguiendo con el apartado interpretativo, el día que yo asistí a la función me gustó especialmente la actuación de Victor Clavijo, pues evita sobreactuar en el papel de pijo redicho que le asignaron; cuesta no ensañarse con un estereotipo antipático y profundamente marcado en nuestra mente. Muy eficaz también la interpretación de Canco Rodriguez en su papel de hooligan barriobajero; se trata de un personaje propicio para el lucimiento en el que éste actor consigue estar a la altura de sus posibilidades. Ese papel tiene el cometido de sorprender y desequilibrar el ritmo de la acción, está muy acertadamente planteado por el guionista pues marca con sus salidas de tono varios de los momentos más memorables de la función.

Finalmente, otra virtud de esta obra es su final; un elemento fundamental del buen teatro es que sorprenda al espectador; y lo cierto es que la función sorprende cuando menos uno se lo espera. La guinda del pastel para que el público comience a aplaudir en cuanto intuye por las luces que la acción está a punto de finalizar.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar