JUAN JOSÉ: ¡QUÉ GRAN MÚSICA!

En esta culturalmente obtusa España, resulta inexplicable que una ópera que se escribió hace 50 años por uno de los próceres más excelsos de nuestra lírica, el donostiarra Pablo Sorozábal, haya tenido que esperar tanto para subir al escenario, amén de contar con la notoria ausencia de nuestra autoridades locales. ¡Ay, Señor!. Semejante evento concentró a lo más granado de la música clásica española y algunas figuras importantes de máximo relieve internacional, acudiendo toda la crítica patria especializada, con dos palcos ocupados por señeras firmas de la internacional.
Esta genialidad de Sorozábal, como ya lo hiciera antes en su también ópera corta ‘Adiós a la bohemia’, contiene todo su inmenso caudal de sapiencia musical, que se constata desde los iniciáticos y tronantes primeros compases en este simpar poema sinfónico, cuya orquestación está adaptada a un texto que no tiene la altura de métrica literaria respecto a cuanto obra en el pentagrama. Un libreto poco depurado, pese a tener el mérito de emplear un lenguaje del castellano de uso vulgar, lo que le dota de cierto interés. Al finalizar la representación el comentario gozoso del público diletante era el de que se había escuchado una gran música con una estructura melódica de altísimo nivel en la que se encuentran muy bellos leitmotiv que dibujan a los tortuosos personajes del drama y que requiere sobre las tablas la presencia de calidades vocales que, en el caso del principal protagonista, no se dieron.

juan jose gran musica

El foso orquestal del Teatro de la Zarzuela no es el más adecuado para acoger la sección orquestra de viento/metal que requiere el orgánico marcado por el compositor, exigente con el brillo, matizado en volumen, de los planos sonoros, lo que llevó al maestro Gómez Martínez a aplicar una permanente concertación de acoplamiento, con ahínco en ella, que dará mejor resultado en las próximas sesiones restantes. José Carlos Plaza, manejando una obscurantista escenografía nos hurtó el privilegio de haber gozado con una versión más verista de los años previos a nuestra última guerra civil, ante la miseria humana del maltrato a la mujer y una paupérrima clase obrera.
De las voces solistas sobresalió el buen gusto y la calidad fonal del bajo Amoretti, el brillo en el registro agudo -a veces tensado en exceso- del tenor Gandía y la encarnadura del timbre de voz de la soprano Solís. El albañil Juan José es un personaje para el que se requiere una voz poderosa y unas dotes de actor muy cualificadas; pues bien, Ódena presentó una rigidez corpórea de expresividad nada convincente, una técnica de canto sin el legato que precisa Sorozábal en la escritura musical, un centro limitado y un agudo de irregular emisión; cubrió el trabajo con dignidad pero eso no es todo para un estreno mundial.

Programa: ‘Juan José’, drama lírico popular de Pablo Sorozábal. Voces solistas principales: Carmen Solís (Rosa), Silvia Márquez (Toñuela), Milagros Martín (Isidra), Antonio Gandía (Paco), Ángel Ódena (Juan José), Rubén Amoretti (Andrés), Ivo Stanchev (Cano), Néstor Losán (Perico), Lorenzo Moncloa (Presidiario), Ricardo Muñiz (Tabernero). Orquesta: Comunidad de Madrid. Dirección de escena: José Carlos Plaza. Dirección musical: Miguel Ángel Gómez Martínez. Lugar: Teatro de la Zarzuela. Fecha: 5-II-2016.

Crítica de: Manuel Cabrera Manzanares.

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • jose 14 febrero, 2016 at 2:27 pm

    Pues que a pesar de la crítica que no la pone bien del todo…….puede merecer la pena verla

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar