EMOCIONANTE RINOCERONTE DE IONESCO

Siendo conveniente restringir el calificativo de “obra maestra” (por la excesiva frecuencia con que se emplea) considero merecido calificar así la extraordinaria función de El Rinoceronte de Ionesco actualmente en cartel del Teatro María Guerrero de Madrid. Para empezar, un asunto sobrecogedor, tratado desde esa corriente teatral denominada “teatro del absurdo” con un humor y una eficacia extraordinarias; una trama realzada por la excelente adaptación y la innovadora dirección de Ernesto Caballero, con una espectacular y cara puesta en escena solo al alcance de compañías estatales como nuestro Centro dramático Nacional.

La historia puede que no todos los lectores la conozcan. En un lugar irrumpe con estrépito un novedad ideológica, trastocando el modo de vida de todos los grupos sociales. A partir de entonces comienzan a producirse distintas reacciones frente a ese movimiento que todos entienden como una amenaza para la comunidad, pero frente al que reaccionan con actitudes propias de los intereses e idiosincrasia de cada uno. El protagonista Berenger es un hombre de apariencia débil, desalentado y con varios vicios, que requiere del apoyo de otros ciudadanos más fuertes para ir tirando; pero su precariedad va acompañada de un espíritu cívico. Progresivamente, los miembros de la comunidad van mutando sus opiniones acerca del nuevo movimiento, que siguen entendiendo como extraño,ininteligible y amenazador – a medida que va ganando fuerza y adeptos – pero que también va resultándoles cada vez más tolerable, e incluso familiar. Poco a poco, varios relevantes miembros de la comunidad se van incorporando al nuevo movimiento; al comentar esas incorporaciones, los individuos van mostrando las múltiples formas de comprensión y comentarios políticamente correctos para no indisponerse con ese poder emergente. En esa situación de debilidad colectiva nos encontramos como el protagonista es el que ve con más claridad la verdadera dimensión del fenómeno que está cautivando progresivamente a la comunidad; poco a poco se va quedando más solo en sus apreciaciones, solo acompañado por su amante Daisy.

cartel rinoceronte teatro

Mejor no cuento nada más. No se trata de estropearle la función al CDN ni de reducir el interés del espectador que no debe perderse una función tan impactante.

La función tiene la inusual característica de enganchar al espectador desde el mismo comienzo. Para ello el director ha empleado la argucia de comenzar la escena inicial con una participación del público, que resulta inmerso en la obra como un actor más. Se trata de una eficaz forma de decirnos “sois también parte de la trama” (y del problema que plantea la obra, añado yo). Otra sorpresa que trastoca las expectativas del espectador y engancha son los escenarios laterales que permiten el desarrollo de una trama circular, además del empleo del pasillo central del patio de butacas. Por una parte, esto obliga al espectador a cambiar de posición si se quieren seguir las evoluciones de algunas actuaciones “secundarias” o de apoyo a la trama principal del escenario central; además, contribuye a reforzar la pretensión de involucrar al público plenamente, hacerle entender que lo que ocurre “es asunto suyo”.

teatro

Las actuaciones son todas convincentes. Destacar el complicadísimo papel de Juan, interpretado por Fernando Cayo, por la meticulosa transformación de personalidad que conlleva, y que éste resuelve con oficio y con la gravedad necesaria. Sorprendente también la inclusión de la actriz sudamericana Fernanda Orazi en el papel de Daisy, que aporta un acento y un léxico propio que representa un contraste a los que ocurre, aportando una frescura e ingenuidad estimulantes y curiosas. El protagonista Pepe Viyuela – en el papel de Berenger – resulta muy convincente e incluso emocionante en los momentos finales de la obra, consiguiendo retener la atención del espectador en una fase final que, a mi juicio, resulta un poco larga; tal vez le sobren algunos minutos del final para mantener la tensión del drama. A veces le dan a uno ganas de que acabe ya para que no sufra más el protagonista y todos – incluidos los espectadores – con una trama con la que nos hemos identificado desde el comienzo. Destacar también el espectacular final con que el director de la obra nos regala, pleno de simbolismo.

Por último, mencionar la actualidad de la historia que se cuenta. Inspirada en los movimientos totalitarios europeos y en su masiva aceptación en tantos países durante tantos años, la obra es perfectamente trasladable a la actualidad. Ahora se trata de movimientos nacionalistas y xenófobos que van captando a grupos sociales – incluida a la izquierda y a los sindicatos, históricamente cosmopolitas e internacionalistas – y que hacen de la nación una nueva religión; situada por encima de todo, incluidos los valores cívicos que vienen permitiendo la convivencia ente distintos.

Os ponemos el link para que veáis un trailer de la obra y acabar de tentaros.

http://cdn.mcu.es/espectaculo/rinoceronte/

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar