Cuanto puede dar una Cocina en un teatro…

A veces los dramaturgos consiguen escribir los más enrevesados textos, sorprendiendo al espectador y zarandeándolo sin piedad desde principio a fin de la obra. Ésto es lo que ha hecho María Fernández Hache con «Cocina». Ya me escribirá el lector si exagero. Al poco de sentarnos en la butaca nos damos cuenta que el centro de la obra es una cocina de una casa bastante acomodada, por lo que los intérpretes y lo que ocurre fuera de dicha cocina son elementos alrededor de esta; es decir, en lugar de modificar el decorado para avanzar la cronología o cambiar de ambiente, aquí lo que rota es todo lo demás alrededor del decorado fijo que da nombre a la obra. Se escuchan conversaciones por fuera del escenario (y hay que imaginar lo que ocurre), los diálogos nos explican eventos que ocurren fuera de la cocina y que son tan o más importantes que lo que pasa dentro de la cocina… desconcierto del espectador ante el planteamiento escénico.

La actuación de los intérpretes comienza situándonos progresivamente en un ambiente pretendidamente intelectual y  de alta dirección, incluso un tanto snob; en el se van mostrando las rivalidades y conflictos entre los personajes. Unos papeles que en ocasiones no llegamos a ver —porque son voces— y/o que vamos sabiendo de ellos a través de los diálogos de los demás. Todo se va desenvolviendo con bastantes lagunas de información que azuzan la imaginación del espectador, manteniéndolo en ascuas; incluso dan ganas de ir comentando los avatares de la obra con el acompañante, compartiendo hipótesis…; pero claro, estamos en un teatro, no se debe hablar (confieso que yo hice trampas y si deslicé un comentario y algún otro codazo a mi compañera de butaca). En un momento dado el personaje aparentemente menos previsible realiza un acto inesperado (aunque conforme avanza la obra se va entendiendo porqué llegó a hacerlo) y se desencadena una cascada de eventos que trasladan al espectador una sensación de alta tensión y angustia que no nos abandona hasta que nos levantamos de la butaca. Una sorpresa detrás de otra. Al ir a casa —como tras toda extraordinaria obra de teatro— hay muchos asuntos de qué hablar con el acompañante: el zarandeo al que nos sometió la autora, el imaginativo planteamiento, la novedosa forma de plantear los asuntos profesionales y domésticos que constituyen los elementos principales de la obra, el inesperado final, la personalidad de los dos protagonistas y sus relaciones…

Si la redacción de la obra es extraordinaria, la dirección de Will Keen no lo es menos; excelente el decorado de Esmeralda Díaz y la dirección de los intérpretes. El elenco está también a gran altura. Al tratarse de un espacio muy pequeño, la cercanía del público al escenario de la Sala de la Princesa es muy grande; algo que aumenta aún más en esta obra pues el público está situado a ambos lados del escenario y puede apreciarse la evolución de los intérpretes a menos de cinco metros de distancia. Por eso escribir que todos están muy bien tiene un valor doble. Sonia Almarcha representa a la manipuladora «Emma», un personaje manipulador, inteligente, amoral, frío y despiadado que lleva las riendas de la cocina y se va haciendo con el control de los acontecimientos de forma asombrosa. Enfrente tiene a Manolo Solo en el papel de su esposo «Antonio»; por las características del papel y la apariencia física del actor no parece prometer mucho al comienzo de la obra, pero en un momento dado realiza un sensacional monólogo recriminando a su esposa que pone de manifiesto el extraordinario actor que es. Un papel que a partir de ese momento cobra fuerza, manteniendo un enconado duelo interpretativo con Sonia Almarcha hasta el mismo final de la función.

Hasta el 21 de febrero es posible disfrutar de esta singular obra en la Sala Princesa del Teatro María Guerrero de Madrid. Para quienes no la conozcan, se trata de una estancia muy pequeña por lo que hay que estar espabilados para conseguir entradas en el fin de semana.

Horarios: De martes a sábados, a las 19 h. Domingos, a las 18 h. en el Teatro Maria Guerrero

Descargar Dossier

Fotos de: marcosGpunto

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar