Ay que sí, ay que no, que lo que me duele me duele…

El Teatro de la Zarzuela nos ha vuelto a sorprender con el montaje de De lo humano… y divino, el espectáculo que nos devuelve la música barroca a los escenarios del teatro desde Viento, es dicha de amor. Debo adelantar que el Teatro ofrece algo nuevo y distinto a lo que estamos acostumbrados: que no espere el espectador asistir a la representación de una zarzuela o de una ópera, nada más lejos de la realidad. Lo que nos ha traído Carlos Mena se aproxima más bien a una serie de cuadros escenificados sobre las pasiones humanas, arropados por la música de los compositores españoles del siglo XVII. El inicio del espectáculo es sublime: sobre un retablo dividido en cuadros se reproducen pequeñas escenas, el espectador puede decidir dónde mirar, puesto que cada celda tiene su propia lectura. El Eros y el Tanatos son los temas más recurrentes a los que acude Rechi. Magistral la escena de la novia metiéndose en el ataúd y con Alicia Amo cantando tumbada. Cuando nos encontramos con un espectáculo con múltiples lecturas, estamos ante una obra de calidad. Una idea brillante del director de escena Joan Antón Rechi. Una puesta en escena sencilla, pero bien cuidada: Rechi demuestra que no hace falta un gran despliegue de medios para conseguir un despertar el interés sobre el espacio escénico. Tres cantantes, tres bailarines y seis músicos conforman el reparto artístico, alternándose e interactuando durante todo el espectáculo.

Los cantantes están de sobresaliente: una técnica depuradísima, con las voces bien proyectadas y trabajadas. Carlos Mena con una voz de contratenor en su sitio, ágil y limpia; José Antonio López, un barítono de los pocos que se escuchan: de voz potente, pero sin forzar, timbrada, sin trampas y sin oscurecer; y Alicia Amo, que además de llenar la sala, nos encandiló con sus dotes interpretativas repartiendo manzanas entre el público, como si de Eva se tratara.

Tal vez el único defecto que tenga el espectáculo es que, quien no conozca muy bien las canciones que se interpretan, se pierda en su significado y no pueda disfrutar al 100% del espectáculo. Sería conveniente una labor de documentación antes de asistir a las funciones. Estas son sólo algunas de las piezas que se interpretaron:

Este es un espectáculo recomendado sólo para los amantes de la música antigua, pero también es estupendo para introducirse en la música española del XVII. Cada momento se disfruta seas un experto o un profano en la materia.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar