“Il barbiere di Siviglia” en el Teatro del Liceu

Del 14 al 25 de septiembre se reparten las funciones de una de las óperas más populares de Rossini: Il barbiere di Siviglia. La dirección de escena corre al cargo de Joan Fonts, de la compañía Els Comediants, que vuelve a repetir con una ópera de Rossini después del montaje que nos ofrecieron en 2008 de La Cenerentola, una producción de cuento. Entre el reparto cabe destacar a un veterano: Carlos Chausson, que repite como un inagotable Doctor Bartolo. Para los que quieran conocer un poco más de esta ópera, En los mejores escenarios le dedica unas líneas aprovechando el montaje que prepara el Liceu junto con la Houston Grand Opera, la Canadian Company, la Opéra National de Bordeaux y Opera Australia. Antes de la “Rossini renaissance“, término al que nos referimos para hablar de la época en la que el repertorio operístico recuperó muchas de las óperas de Rossini que se habían dejado de interpretar con los años (allá por los años 70 del pasado siglo), Il barbiere di Siviglia se convirtió en la única ópera que sobrevivió del cisne de Pésaro, y encima, las versiones que nos llegaron fueron manipulaciones y desvirtuaciones de la partitura original, modificada para atender a las exigencias de los cantantes, que carecían de la técnica adecuada para afrontar las agilidades de la partitura. El papel de Rosina, por ejemplo, escrito originalmente para una mezzosoprano de coloratura, fue interpretado durante varios años por sopranos. Para colmo, algunos directores no sólo aceptaron los caprichos de los cantantes, sino que se atrevieron a introducir sus propios cambios, presentando arias alternativas o transportando la partitura a otras tonalidades distintas. Aunque autores como Roger Alier mencionan a Conchita Supervía como una de las primeras figuras que, a principios del siglo XX, recuperó los papeles que Rossini escribió para mezzosoprano, no fue hasta la década de los 70 cuando empezó una auténtica recuperación de las óperas de Rossini. En 1971, un joven Claudio Abbado lleva a cabo una de las grabaciones discográficas de Il barbiere di Siviglia que pronto se convertiría en el referente para las versiones posteriores, no sólo por recuperar el sonido rossiniano, sino por un reparto adecuado para la técnica rossiniana: Luigi Alva, de verdadero nombre Luis Alva, llegó a grabar a lo largo de su vida 3 versiones de Il barbiere. En la versión de la que hablamos, la de 1971, tuvo como pareja protagonista a Teresa Berganza. Juntos grabaron además otras óperas de Rossini como La Cenerentola y L’italiana in Argel. El reparto lo completa el alemán Hermann Prey, que ya había interpretado a Figaro en diversas ocasiones y Enzo Dara que, gracias a una ágil voz de barítono, pudimos escuchar el aria del Doctor Bartolo sin cortes y con una precisión jamás vista.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar