Los peores temporales de la historia de España

Los peores temporales de la historia de España han marcado a hierro ciertos años y lugares, como Biescas. A través de los datos podemos hacernos una idea de la magnitud cada catástrofe, pero solo quienes lo viven sienten el miedo y la desesperación de un suceso así. Tristemente, España ha sufrido a lo largo de su historia muchos grandes temporales. A continuación, algunos de los que causaron más daños.

Riada de San Policarpo

Para conocer uno de los peores temporales de la historia de España hay que remontarse hasta el 26 de enero de 1626, cuando ocurrió la llamada Riada de San Policarpo. La ciudad de Salamanca se vio afectada por una inundación provocada por el desbordamiento del río Tormes después de la fusión de las nieves de las sierras de Gredos y Béjar. Este aumento del caudal ocurrió de manera repentina, en un corto periodo de cinco horas. El hecho tuvo lugar la noche del 26 al 27, de ahí la denominación, pues es el día onomástico de San Policarpo. Durante este suceso quedaron dañados templos religiosos, como el convento de San Esteban, infraestructuras y viviendas. Sin embargo, lo más doloroso fueron las muertes que dejó a su paso: un total de 142 fallecidos

Además, el puente romano que atraviesa el río tuvo que ser restaurado, pues se hundieron muchos de sus arcos, quedando parte de la ciudad incomunicada. Se reconstruyó durante el reinado del rey Felipe IV.

Riada de Santa Teresa

peores temporales de la historia
Grabado que representa la riada de Santa Teresa a su paso por Murcia | Foto: Gregorico

El 15 de octubre de 1879 tuvo lugar la Riada de Santa Teresa, una inundación que rompió récords en la cuenca del río Segura. Tanto es así, que hasta el momento cuenta con los registros más altos de caudal en Orihuela y en Murcia. En solo unas horas se desarrolló una gran riada que alcanzó los 1.890 m³/s en la capital murciana, más de 2.000 m³/s en Orihuela. 

De esta manera, el río Seguro anegó prácticamente toda la ciudad de Murcia. Incluso en Orihuela las alturas que alcanzó el río fueron históricas. En algunas calles el agua llegaba a los 3,8 metros, por lo que los primeros pisos de las casas se vieron inundados. Uno de los peores temporales de la historia de España que se saldó con casi 800 muertos en Murcia, 300 en Orihuela y fallecidos en las localidades de Lorca, Cieza y Librilla. También hay que contar la destrucción de 5.762 casas y el deceso de casi 22.500 animales durante la catástrofe. 

No obstante, la gente se movilizó y quiso aportar su ayuda para combatir las repercusiones que había causado el desastre. Es el caso de la prensa murciana, que a través de recolectas benéficas estuvo recogiendo dinero para los damnificados hasta 1884, donado desde toda España.

Gran riada de Valencia

peores temporales de la historia
Gran riada de Valencia | Foto: B25es

Ya en el siglo XX tuvo lugar la conocida como Gran Riada de Valencia. El 14 de octubre de 1957 la cuenca del río Turia, a su paso por la ciudad de Valencia, se desbordó. Provocó 81 muertos y numerosos daños materiales. Todo comenzó el día anterior, cuando las precipitaciones ya superaban los 300 mm en la mayoría de la cuenca. Todavía continuaron al día siguiente. En la ciudad la riada llegó a alcanzar alturas de hasta los cuatro y 5,2 metros en algunas calles. Sin embargo, cabe destacar que la Catedral no sufrió daño alguno, pues, al estar ubicada en una zona más elevada, se libró de las aguas. 

Tras el desastre, Valencia necesitó de ayudas del gobierno para recuperarse, pero estas no llegaban. El alcalde de Valencia se enfrentó a Franco por este hecho, lo que le supuso la destitución, aunque gracias a sus críticas logró las ayudas.

Pantanada de Tous

Parece que a la costa mediterránea todavía le quedaba por sufrir lo suyo cuando el 20 de octubre de 1982 tuvo lugar la Pantanada de Tous. Las lluvias torrenciales comenzaron la noche anterior afectando a la cuenca del Júcar, así como a la Comunidad Valenciana y a la Región de Murcia.

Como consecuencia, la presa de Tous empezó a desbordarse. La imperfección de los muros y la incapacidad de abrir las compuertas de la presa por la falta de corriente eléctrica a causa de la incesante lluvia propició el desbordamiento. Tras esto, la presa se derrumbó.  La crecida de agua llegó a los 16.000 metros cúbicos por segundo. Llegado a este punto recordaba al desastre de Ribadelago, en Galende, cuando una rotura debido a ineficiencias constructivas hizo que un embalse inundara el pueblo.

En las poblaciones que se hallaban más cerca del pantano el agua ascendió hasta los ocho metros de altura, donde el agua llegaba con mucha fuerza. Finalmente, la catástrofe se llevó la vida de 30 personas. Una de las peores gotas frías que ha sufrido España.

Riada del camping de Biescas

Una de las peores tragedias que ha sufrido Aragón es la Riada del camping de Biescas, en la provincia de Huesca. Así, el suceso ocurrió el 7 de agosto de 1996 en el camping Las Nieves de Biescas. El río Arás se desbordó a causa de una fuerte tormenta. Como consecuencia, el agua rompió los puentes de las pedanías de Aso y Betés. Destruyó también las presas de contención, lo que acabó taponando la canalización del barranco. 

Entonces, el agua se precipitó hacia la zona de acampada en el que se alojaban 630 personas. De todas ellas fallecieron 87, de los cuales 27 eran niños. Hubo más de cien heridos. Una tragedia muy dolorosa en la que desaparecieron familias enteras.

Más recientes

Algunos ejemplos más recientes son igual de terribles, como la inundación ocurrida en la isla de Tenerife el 31 de marzo de 2002. A causa de las lluvias torrenciales perdieron la vida ocho personas, 12 desaparecieron y 70.000 personas se quedaron sin luz. La zona del Levante también sufrió las fuertes precipitaciones en diciembre de 2016, llegando a alcanzar los 600 l/m2 en algunos puntos. Murieron cinco personas. 

En 2018 la comarca del Levante, en Mallorca, sufrió las consecuencias de los 220 l/m2 que cayeron la tarde del nueve de octubre. Las lluvias torrenciales provocaron 13 víctimas mortales y 220 animales muertos. Entre los daños materiales, 320 coches siniestrados y 300 casas afectadas. No solo uno de los peores temporales de la historia de España, también uno de los más recientes.

About the author