Descubre la Plaza de toros de Valencia

La vida taurina de Valencia tiene su origen en la Edad Media. Entonces se celebraban corridas de toros sin un espacio fijo, realizándose en plazas de toros portátiles que se montaban y desmontaban para cada ocasión. Algo similar ocurría hasta en lugares con cosos de gran antigüedad, como Béjar donde está la Ancianita. Uno de los lugares destinados para los festejos taurinos era la Plaza del Mercado, frente a la Lonja de Valencia, principalmente. También se lidiaban en la Plaza Tetuán, la plaza del Llano de Zaidia, la del Palacio del Real y la de la Ronda.

Plaza de toros de Valencia

Plaza de toros de Valencia. | El propio coso

Hacia la actual plaza de toros de Valencia

Las fechas en que se montaban las plazas de toros eran por ejemplo las festividades de Fallas durante el mes de marzo, la Feria de julio o incluso en Navidad. Estas se construían para momentos en los que siguiendo la estructura de las edificaciones que conformaban la plaza. Los carpinteros construían las tarimas para el público asistente, burladeros, puertas de acceso, adaptándose a las peculiaridades de cada plaza. Estos festejos eran un gran negocio que pasaba de mano en mano, ya que gozaban de mucha popularidad. Así, el Hospital de Valencia se interesó en el negocio.

Para poder obtener los derechos de explotación de la plaza de toros, el Hospital de Valencia solicitó al rey Felipe III los derechos. Aludían que el beneficio obtenido, que se podía emplear para los más necesitados. El monarca aceptó la propuesta, una vez terminaran los derechos otorgados, que se encostraban en vigor. Sin embargo, no fue hasta el año 1739 cuando Felipe V otorgó por perpetuidad al Hospital de Valencia el derecho y explotación de los toros en estos cosos desmontables.

No fue hasta finales del siglo XVIII cuando los aficionados valencianos eran tantos en las plazas portátiles que exigieron que se construyera una plaza de toros fija. Según Francesc Cabañés, director del museo taurino de Valencia, había problemas de orden público. La gente no estaba segura en los cadafals y estos se utilizaban para entrar en las casas a robar. Además el sistema de montaje no permitía ruedos redondos y hacía más peligrosa la lidia.

Plaza de toros de Valencia

Plaza de toros de Valencia. | Wikimedia

Grandes intentonas de cosos valencianos

El principal creador de esa primera plaza de toros en Valencia fue el arquitecto Urdaniz. En 1798 encargó a los arquitectos Claudio Bailler y Manuel Blasco levantar una plaza fija, mitad mampostería, mitad madera. Estaría extramuros de la ciudad, junto a la puerta de Ruzafa. Aquella plaza tenía 74 metros de diámetro y una circunferencia exterior de 334 metros. Solo duró unos años y estaba situada junto a la muralla de la ciudad. Esto la convertía en un peligro para la seguridad de la misma y una facilidad para los combatientes franceses. Por tanto en 1808, en plena ofensiva napoleónica, las autoridades decidieron derribarla.

Como los primeros obreros abandonaron la obra de inmediato fue el pueblo quien la tiró al suelo con maromas y animales de tiro. Pasada la guerra, volvieron las corridas ambulantes y las plazas desmontables. En el año 1850, viendo el gobernador Melchor Ordóñez el deterioro de las instalaciones de la calle Quart, recuperó el proyecto de plaza fija. Se lo encomendó al arquitecto Sebastián Monleón Estellés.

La estructura era espectacular, con 462 metros de diámetro, 86 de altitud y capacidad para 20.000 espectadores. Pero tampoco fraguó. Los siempre presentes problemas de seguridad para la ciudad, la falta de presupuesto y la epidemia de cólera de 1854 aconsejaron rebajar las pretensiones. Debido a ello se hizo una plaza con 108 metros de circunferencia, albero de 52 metros, 17 metros de altura y 14.000 personas. Por comparar, en la actualidad tal aforo lo posee la Monumental de Frescuelo en Granada.

Plaza de toros de Valencia

Plaza de toros de Valencia. | Wikimedia

La inauguración e inicios de la plaza de toros de Valencia

El coso actual fue inaugurado oficialmente el 22 de junio de 1859, con toros de Nazario Carriquiri y toros de la Viuda de Zalduendo, para el diestro Francisco Arjona «Cúchares». En 1861 se dio la apertura definitva con una corrida de Antonio Sánchez El Tato. Se daba así por buena la inversión de tres millones de reales que había sido necesaria. En el año 1908 se instaló el tendido eléctrico dentro de la plaza, con una potencia de 40 vatios, para poder presentar espectáculos taurinos nocturnos.

Al llegar la Guerra Civil, la plaza de toros se convirtió en prisión y campo de concentración de prisioneros, fusilamientos incluidos. En aquellos años la gente atravesaba sus puertas para llevar comida a los presos o para recoger a sus muertos. La plaza volvió a dar festejos taurinos el 20 de abril de 1939.

Al principio la plaza de toros no contenía corrales. Estos se fueron construyendo entre finales del siglo XIX y principios del XX. El 21 de septiembre de 1946 hubo que reconstruir una amplia zona de la cara norte destruida por un pavoroso incendio. Al parecer, el fuego de unos vagabundos destruyó «el espacio comprendido entre el graderío de los palcos y el forjado del primer piso, por encima de los tendidos 8 y 9″, según las crónicas de la época. Se reiniciaron las obras de reparación en noviembre de ese mismo año. Se reconstruyeron balaustres, asientos de la gradería, columnas, cubierta de teja y el sistema eléctrico. Actualmente acoge 12.000 espectadores, un aforo similar al del coso de El Puerto de Santa María, La Ribera de Logroño o el del Valladolid.

Plaza de toros de Valencia

Plaza de toros de Valencia. | El propio coso

Consolidándose como un gran coso

La última reconstrucción de la plaza se hizo en los años 60, en pleno esplendor de la lidia. El arquitecto Luis Albert firmó un proyecto que consistió en reducir el ruedo a los 51,40 metros para ganar barreras. Cambió los asientos de madera por cemento, amplió los vomitorios y reformó los baños. Además, se retiró la valla que separaba la plaza de las calles Játiva y Alicante, liberando un espacio diáfano que realzaba la monumentalidad del edificio. Y también allí se construyeron las taquillas. En el año 1983 la Dirección General de Bellas Artes declaró la plaza de toros de Valencia Monumento Histórico Artístico.

Gracias a sus mejoras se transformó en un coso de primera categoría. Este honor está reservado a no muchas plazas. Entre ellas se encuentra la Real Maestranza de Sevilla, Vista Alegre en Bilbao, Las Ventas en Madrid, La Monumental de Barcelona, Illumbe en Donostia, La Malagueta en Málaga o el coso de Pamplona.

Plaza de toros de Valencia

Plaza de toros de Valencia. | El propio coso

Muchos toreros de renombre han tomado la alternativa en la plaza de toros de Valencia. Entre otros el Litri, Rafael Ponce, Paco Camino, Julio Aparicio, Curro Romero, Venturita, Vicente Barrera, Enrique Ponce o José Antonio Canales Rivera. Sus festejos se celebran la segunda semana de marzo hasta el día 16 que es día del patrón San José. La afluecia es grande, gracias a la afición y la buena conexión con vías importantes como A-3 y A-7.

About the author