La Feria de San Fermín es una de las más importantes de España. Gracias a ello Pamplona puede contar con una plaza de toros de primera categoria. Esto le hace formar parte de un club en el que entran Vista Alegre en Bilbao o La Maestranza de Sevilla. De hecho, el coso actual cuenta con una capacidad para más de 19.500 aficionados tras su última reforma. Esto lo sitúa como el tercero más grande en activo del mundo, solo tras México y Las Ventas en Madrid. Durante su feria no solo se celebran corridas de toros sino también encierros que son mundialmente conocidos.

Feria de San Fermín Pamplona

Feria de San Fermín. | sanfermines.com

Las primeras corridas de toros en Pamplona

Pamplona no siempre ha contado con una plaza fija, sus inicios se remontan a la celebración de sus primeras corridas de toros en la Plaza del Castillo con una plaza portátil. Poco a poco la afición taurina en la ciudad fue aumentando. La plaza que disponían se quedó pequeña y con ello decidieron construir una fija.

Antigua plaza de toros de Pamplona

Antigua plaza de toros de Pamplona.

Fue ya en el 1843 cuando se construyó la primera plaza de la capital de Navarra, tierra con bellos pueblos y una destacada naturaleza, con una capacidad para 900 personas situada cerca de la plaza del Castillo. La estructura de la plaza de toros era bastante débil. Por eso en el año 1849 se tuvo que reconstruir y se inauguró la nueva plaza durante la Feria de San Fermín de 1852.

La necesidad urbanística de aumentar la ciudad, poder llevar a cabo el proyecto del segundo ensanche, la escasa capacidad de la plaza y su aparente deterioro fueron algunas de las razones que demandaban su reedificación. Un incendio en 1921, fue el detonante acelerador de la construcción del nuevo ruedo, que es el que existe todavía hoy.

La nueva plaza de toros

Como el Ayuntamiento no podía hacer frente a los gastos de la construcción, ofreció la iniciativa a la ciudad. La Casa de Misericordia, mediante la emisión de obligaciones, accedió a los terrenos cedidos por el Ayuntamiento. En este sentido su historia guarda relación con la de la plaza de toros de Valencia. Con la ayuda de entidades financieras pamplonesas, se convirtió finalmente en la propietaria. Encargó el proyecto al arquitecto donostiarra Francisco Urcola, quien la diseñó con una capacidad de 14.000 localidades. La nueva plaza de la que fuese cabeza del reino de Pamplona comenzó a funcionar el día 7 de julio de 1922.

Entrada a la plaza de toros de Pamplona

Entrada a la plaza de toros de Pamplona. | Wikimedia

Años más tarde, en el 1967, se tuvieron que realizar mejoras y se aumentaron las localidades de la plaza para llegar a ser una de las plazas más grandes del mundo con 19.500 asientos.  La organización de las corridas de toros del coso pamplonés se lleva a cabo por la Casa de la Misericordia. Con este legado logrará llegar a la actualidad codearse con cosos tan espectaculares como La Malagueta de Málaga o la Monumental de Frascuelo en Granada. Mientras tanto, es una de las estrellas del norte junto a lugares como Illumbe en Donosti o Cuatro Caminos en Santander.

Reformas posteriores

Tras la reforma del 1967 se realizó en el año 2005 la última reforma de la plaza de toros que consistió en diversas mejoras. Por ejemplo, la apertura de nuevos vomitorios en los tendidos, la instalación de nuevas escaleras de evacuación para la andanada o un palco para minusválidos con sus respectivos ascensores. También la adición de una nueva fila en el tendido que permitiese trasladar a los afectados por los nuevos vomitorios. Esto conllevo una reducción del diámetro del ruedo. A lo largo de estas obras se produjeron hallazgos arqueológicos de escaso interés bajo el albero de la plaza de toros, a la altura de la puerta del patio de caballos.

Encierros en la plaza de toros de Pamplona

Encierros en la plaza de toros de Pamplona. | sanfermines.com

La Feria de San Fermín es una de las más importantes de España. Todos los toreros del escalafón desean torear en esa plaza de primera de las más emblemáticas de España. Está considerada Fiesta de Interés Turístico Internacional y se celebra anualmente del 7 de julio al 14 de julio. Es el atractivo principal de una localidad por donde pasa el Camino de Santiago Francés y que cuenta con una gastronomía envidiable, incluidas tabernas repletas de pintxos. La afluencia masiva se apoya también en su buena infraestructura, con vías como la carretera del Camino de Santiago o la cercanía de la A-1 o la A-2.

Entre sus actividades no solo están las corridas de toros sino también los encierros que congregan a miles de personas. El origen de esta fiesta de remonta varios siglos aunque gracias a Enerst Hemingway la fiesta alcanzó mucha mayor fama. El escritor americano escribió un libro dedicado a los sanfermines, Fiesta. Una de las tarde más emblemáticas en las últimas temporadas ha sido la despedida de Juan José Padilla el pasado 13 de julio de 2018, cuando salió por la Puerta Grande.