Plaza de toros de Palma de Mallorca

La isla de Palma de Mallorca cuenta no solo con una bella catedral y casco antiguo, sino con una de las plazas de toros con más solera del país. También denominada Coliseo Balear fue inaugurada el 21 de julio de 1929. La corrida inaugural colgó el «no hay billetes». Estuvo formada por los toreros: Nicanor Villalta, Antonio Márquez y Félix Rodríguez, así como por el rejoneador Antonio Cañero. Fue el único que salió por la puerta grande ese día, cortando dos orejas.

Interior de la plaza de toros de Mallorca

Interior del Coliseo Balear. | Fb del coso

La construcción de la nueva plaza fue muy rápida. Las obras comenzaron el 21 de agosto de 1928 y se prolongaron unos diez meses. El creador del proyecto fue el empresario José Tous Ferrer y el diseño de la plaza correspondió a uno de los mejores arquitectos españoles del siglo XX, el mallorquín Gaspar Bennàzar. La plaza de toros de Palma está considerada como una de las más bonitas de España. Un honor que comparte con otros cosos de altura como la Maestranza de Ronda o la Maestranza de Sevilla.

La plaza se ubicó en una superficie de unos 11.000 metros cuadrados. El ruedo se alarga a los 47 metros de diámetro. En cuanto al aforo total, tenía 14.000 localidades, las mismas que hoy  posee por ejemplo la Monumental de Frascuelo en Granada. Actualmente las gradas acogen hasta a 11.620 personas, guarismos similares a los de Valladolid, La Ribera en Logroño o Illumbe en Donosti.

Exterior del Coliseo Balear

Exterior del Coliseo Balear. | Gary Bembridge (Flickr)

En la primera época dorada del toreo pasaron por la nueva plaza de Palma maestros de la talla de Juan Belmonte, Rafael El Gallo, Domingo Ortega o Marcial Lalanda. Fue también por aquel entonces cuando dos toreros nacidos en Mallorca llegaron a ser muy conocidos en el resto de España por su gran nivel y valía. Sus nombres eran Jaime Pericás y Quinito Caldentey.

Época dorada del Coliseo Balear

Un segundo momento de gran esplendor en el Coliseo Balear empezó a vivirse a mediados de los años 50, cuando la plaza empezó a ser gestionada por el reconocido empresario catalán Pedro Balañá Espinós. A partir de entonces y hasta la primera mitad de la década de los 70, la plaza de toros de Palma vivió un periodo de gran éxito. Por el coso isleño torrearon a lo largo de aquellos años las principales figuras del toreo de la época, como por ejemplo Luis Miguel Dominguín, El Cordobés, Palomo Linares, Diego Puerta, Antoñete, Paquirri, Paco Camino o El Viti. Este último ha sido, por cierto, el torero que más paseíllos ha hecho en la historia de la plaza palmesana.

Interior de la plaza de toros de Mallorca.

Interior de la plaza de toros de Mallorca. | Fb del coso

Los años 60vieron cómo se aumentaban en las plazas españolas la presencia de unos aficionados hasta entonces no muy habituales en los cosos taurinos: los turistas. Tal rasgo lo comparte con la plaza de toros de Pamplona, sede de los Sanfermines. La plaza de toros no solo alberga celebraciones taurinas, sino que el espacio se aprovecha para otros usos culturales como es la celebración de conciertos. Por el coso balear han pasado múltiples artistas como: Julio Igleias, Pablo Alborán, Miguel Bosé etc..

Últimos años de la plaza de toros de Palma de Mallorca

Coliseo Balear

Coliseo Balear o plaza de toros de Mallorca. | Wikimedia

Los toros volvieron el verano de 2019 a Palma de Mallorca con una corrida que dejó atrás el intento del Govern balear de hacer mentos cruentos estos festejos. El regreso fue tras ocho meses, después de que el Tribunal Constitucional tumbara la ley de Toros a la Balear. Con ella se pretendía poner en marcha corridas de toros incruentas, es decir, sin que se matara al toro, ni banderillas. Además, prohibía la entrada a menores de 18 años. El sector taurino lo veía como una estrategia encubierta para tratar de acabar con los toros en las Islas Baleares. El regreso fue todo un éxito, la plaza llena y a hombros el granadino El Fandi.

 

About the author