La Malagueta, la plaza de la capital de la Costa del Sol

La Malagueta es la plaza de toros de la ciudad andaluza de Málaga. Fue inaugurada el 11 de junio de 1876 con una corrida en la que lidió, entre otros, el mítico torero Rafael Molina “Lagartijo”. Posee 10.401 localidades. Como ocurre en tantas ciudades con historia taurina, la capital de la Costa del Sol tuvo distintos escenarios previos a este para celebrar de corridas de toros antes de disponer de una plaza propia que llega hasta la actualidad.

Una corrida de toros en La Malagueta

La Malagueta.

La historia de La Malagueta

El primer lugar en el que se tiene constancia de celebraciones taurinas es la plaza de las Cuatro Calles, actualmente denominada de la Constitución. La calle Toril indica la zona donde se ubicaban los chiqueros allá por 1492. En el año 1774 existía un proyecto para una plaza con planta elíptica. Sin embargo, no llegó a realizarse. A finales de siglo XVIII se construyó una plaza de madera junto al antiguo convento del Carmen. Poseía una capacidad para 5.000 personas.

En 1817 la sustituyó otra de madera, situada cerca del mar, conocida como la plaza de la Pescadería. Tenía un aforo superior a la primera. Pese a ello, quedó reemplazada por una más pequeña situada en Puerta Nueva, que solo albergaría novilladas y espectáculos menores.

Más tarde, en 1849, se inauguró la plaza de toros de Álvarez, junto al convento de San Francisco. El cartel inaugural estuvo integrado por Montes y Parra con ganado de Alvareda. La estructura es de cantería y ladrillo, mientras que la grada era de madera. No duró más de 15 años, ya que se demolió en 1864. El motivo fue el enfado de su propietario al ser suspendida una corrida debido a la falta de orden público. En ella cabían unas 12.000 personas.

El relevo lo tomó el llamado teatro-circo de la Victoria. Hizo las veces de coso taurino a pesar de solo poder acoger a 3.000 aficionados. Este espacio resultó insuficiente y se decidió ejecutar una nueva plaza de toros.

Para ubicar la que sería la plaza definitiva de Málaga, el lugar elegido fue la haza de la noria de Reding, más conocida como la Malagueta. El Ayuntamiento decide liderar el proyecto y emprender las obras en colaboración con la Diputación Provincial de Málaga. Una vez concluidas las obras, la Diputación pasaría a ser la propietaria. Esto se debe a que el consistorio su parte como pago de una antigua deuda.

Exterior de La Malagueta

Vista externa de La Malagueta.

La Malagueta en la actualidad

La actual plaza de La Malagueta es obra del arquitecto Joaquín de Rucoba, también autor del Mercado de Atarazanas, y Octavio de Toledo, es de estilo neomudéjar. Tiene forma de un polígono regular de 16 lados, con 52 metros de diámetro en el ruedo. Sus obras se finalizaron en solo dos años. El edificio consta de planta baja, entreplanta y dos plantas superiores. Se inauguró el 11 de junio de 1876 con toros de Murube. Los diestros protagonistas fueron Manuel Domínguez «Desperdicios», Antonio Carmona «El Gordito» y Rafael Molina «Lagartijo». Su capacidad inicial era de unos 11.000 espectadores.

A lo largo de sus más de 140 años de existencia la Malagueta ha sido sometida a diversas modificaciones. Muchas estaban encaminadas a reforzar su estructura y la transformación de sus edificios adjuntos. Por ejemplo, entre 1930 y 1940 se dio un cambio significativo al acabado de la fachada. Así, se la enlució con mortero y se la pintó de blanco. De tal forma luce hoy en día. También en esa época se modificaron los corrales, aunque fue en los años 60 cuando se aumentaron considerablemente su número.

Barreras de La Malagueta

Vista interior de La Malagueta.

La plaza de toros de la Malagueta fue declarada Bien de Interés Cultural en 1981. Actualmente es propiedad de la Diputación Provincial de Málaga. La organización ha anunciado un plan de rehabilitación para dotarla de un uso cultural, además del taurino, durante todo el año.

Tiene forma de hexadecágono, cómo se puede observar desde el mirador de Gibralfaro. Dicho lugar ofrece unas hermosas vistas al coso taurino. Cuenta con 4 corrales, 10 chiqueros, caballerizas y enfermería, entre otras instalaciones. Además, en la actualidad alberga el Museo Taurino. Un gran coso en una tierra con otros tan bonitos como la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Durante el mes de agosto acoge su gran evento anual, la Feria Taurina. En ella se puede acceder a un amplio programa de corridas con grandes figuras del toreo. Cabe destacar también la corrida Picassiana, en la que los toreros lucen trajes inspirados en el estilo, visión y formas del pintor malagueño.

About the author