fbpx

Cuando el castillo de Belmonte se convirtió en el Abismo de Helm

El señor de los anillos españa

Una horda de orcos de ojos rojos y caras negras como el carbón asedian las puertas del Abismo de Helm, la fortaleza tras la que el pueblo de Rohan se defiende en la segunda parte de la trilogía de El señor de los anillos. Pero no hablamos de Las dos torres de Peter Jackson ni tampoco de la escena que narra J.R.R.Tolkien en su obra. Hablamos de una adaptación cinematográfica menos conocida y con mucha peor crítica: El señor de los anillos de Ralph Bakshi. Pero, aunque se trata de una película de animación, el castillo nos suena de algo: es la fortaleza de Belmonte, ubicada en Cuenca.

Castillo Belmonte
Castillo de Belmonte, Cuenca. | Shutterstock

La cinta de Bakshi se rodó en los años 70 y utilizó la que entonces era una técnica muy innovadora: la rotoscopia. Esto significa, a grosso modo, que primero se rueda la escena y después se dibuja sobre ella. Por lo que es como si se hablara de grabar dos películas diferentes: una al uso y otra de animación. Independientemente del resultado tanto estético como narrativo que esto dio, el trabajo fue inmenso. Esto significa que las escenas que aparecen al final de este largometraje se rodaron realmente en España.

El castillo de Belmonte, declarado Monumento histórico-artístico, mantiene su estructura, su aspecto exterior y su estado de conservación prácticamente inalterables desde el momento de su construcción en el siglo XV. Esto hace de la fortaleza un escenario idóneo para recrear el pasado o incluso, como en este caso, la ficción. Así, además de El señor de los anillos, Belmonte ha sido el escenario de las películas de El Cid, Los señores del acero, Juana la Loca y El caballero Don Quijote. Ya podemos decir que España ha sido uno de los escenarios escogidos para representar el mundo de Tolkien.

También te puede interesar  Los inventos españoles más famosos de la historia