Papá Noel viene de Alicante, o eso creen los holandeses

Según los holandeses, Papá Noel llega desde alicante

Aunque parece conocerse bien la figura de Papá Noel, a priori en absoluto relacionada con Alicante, lo cierto es que encierra una dilatada historia que ha experimentado muchos cambios a lo largo del tiempo. En una de las ramas de ese desarrollo se encuentra la anécdota que protagoniza estas líneas. Conduce hasta Países Bajos, en donde son firmes creyentes de esa relación imposible antes mencionada. Papá Noel no llega desde el Polo Norte: Papá Noel llega desde Alicante.

Resurrecciones y otros milagros, así era el primer Papa Noel

Los holandeses celebran la llegada de Papá Noel
Los holandeses celebran la llegada de Papá Noel. | Shutterstock

El primer Papa Noel, en realidad, se llamaba San Nicolás de Bari. Era un obispo que vivió durante los siglos III y IV en Mira, ciudad romana de la actual Turquía. Sus restos descansan en Bari, Italia, y son venerados por numerosos países y fieles. A San Nicolás se le atribuyen muchos milagros, entre ellos la resurrección de tres jóvenes que acababan de ser asesinados. Es, por este y otros hechos, patrón de los niños.

Considerado un rebelde defensor de la cristiandad en un momento en que era delito serlo, San Nicolás de Bari llegó a pasar una temporada en prisión. Viajó predicando la palabra de Dios y, al parecer, tenía especial predilección por los niños, a quienes trataba de proteger y ayudar. Durante parte de la Edad Media, su figura se popularizó y comenzó a hablarse de él como un hombre predispuesto a conceder regalos a los jóvenes que tuvieran buen comportamiento. Seguro que esto ya va sonando.

Con la llegada de la corriente protestante, sin embargo, se encontraron ciertos problemas con su figura. Ese papel de protector y agasajador tenía que pasar a pertenecer al Niño Jesús, por lo que se cambió la fecha de su celebración: del 6 de diciembre, día en que murió San Nicolás, al 25 del mismo mes. El Niño Jesús, en cualquier caso, iría acompañado de alguien que le ayudase con esta tarea, un mero secundario. Pero en lugares como Países Bajos se negaron a renunciar a esta figura y su celebración. Tanto empeño pusieron en conservarla que la exportaron a América, donde Washington Irving, entre otros literatos, la amenicanizaron y actualizaron. Del medievo pasó al siglo XIX y de América, de forma renovada, al mundo. Está es la historia de Papá Noel, aunque tremendamente resumida.

Su relación con Alicante y la creencia de los holandeses

Concatedral de San Nicolás, en Alicante
Concatedral de San Nicolás, en Alicante. | Shutterstock

Vale, pero ¿qué pasa con Alicante? Cuenta la tradición que entre los lugares que visitó San Nicolás para predicar la palabra de Dios está el bello territorio alicantino. Tanto es así que, de hecho, San Nicolás es el patrón de Alicante. Se celebra cada año, por cierto, el 6 de diciembre, aunque en la geografía española haya quedado eclipsado por el Día de la Constitución.

Parece que San Nicolás sí tuvo relación con Alicante y de esto tomaron buena nota en Países Bajos, donde empezaron a creer que los regalos de Papá Noel no pasaban por las aduanas marítimas del Polo Norte sino por las españolas. Cuenta la leyenda holandesa que cada noche del 5 de diciembre, la víspera del día de San Nicolás, este buen hombre partía del puerto de Alicante con un barco lleno de mandarinas y naranjas de la huerta alicantina, así como galletas y juguetes para niños. Hoy en día es una de las fiestas más populares de Países Bajos. Se conoce como Sinterklaas, la fiesta de San Nicolás. Cada año llega a un puerto del país y entonces empieza el festín.

Como puede advertirse, es un vaivén de fechas, nombres y lugares en una historia que puede resumirse como sigue. Papá Noel, como se conoce a esta figura en España, es una figura moderna que nació del antiguo San Nicolás, obispo del siglo IV que pasó por Alicante, desde donde parte cargadito de regalos a Países Bajos. Eso han creído, al menos, los holandeses.