La historia de la bandera española

historia de la bandera española

La bandera española fue reconocida por un Real Decreto en 1843, firmado por Isabel II. Esta norma convirtió al estandarte bicolor con un escudo en el centro en la insignia principal del estado. Aunque lleva ya mucho tiempo presente y ha variado con algunos regímenes, su historia es aún desconocida por un buen número de los habitantes del país. Pasa algo parecido con el símbolo heráldico y el himno.

La historia de la actual bandera española se remonta al reinado de Carlos III y a un problema práctico. El rey planteó la necesidad de crear una insignia nacional que se distinguiera bien en los mares. Hasta entonces el símbolo consistía en un paño blanca con el escudo de los Borbones. Este fondo níveo había llevado también la cruz de Borgoña con los Austrias. El problema era que varios reinos gobernados por la dinastía, como Parma, Nápoles, Francia, Toscana o Sicilia, además de Gran Bretaña, también usaban el fondo blanco. Esto hacía que fuera casi imposible distinguir a distancia a los barcos amigos de los enemigos.

historia de la bandera española
Bandera con el escudo de los Borbones sobre fondo blanco. | Wikimedia

Por ello, Carlos III le encargó a su Ministro de Marina, Antonio Valdés y Fernández Bazán, la creación de una nueva bandera de uso naval. Valdés convocó un concurso de diseño y eligió los doce bocetos que más le gustaron. Posteriormente, se los presentó al monarca para que seleccionase el diseño final. Corría 1785.

El rey Carlos III escogió dos diseños, uno para la marina de guerra y otro para la mercante. En ambos eligió el rojo y el amarillo por tratarse de dos colores que se distinguían perfectamente en el mar. El primero se basaba en dos franjas rojas y una amarilla, los que luce hoy a la bandera española. El segundo tenía tres franjas amarillas y dos rojas.

historia de la bandera española
Bocetos elegidos por Antonio Valdés.

Sin embargo, no fue bandera del estado hasta 1843. En este año Isabel II firmó el Real Decreto que convertiría a la rojigualda en insignia patria. Por entonces el trasnochado y anticuado concepto de nación estaba muy en alza y el simbolismo era necesario. A pesar de que la bandera se había hecho tremendamente popular, por aquel entonces cada facción del ejército tenía la suya propia. Isabel II decidió unificarlas y, desde ese momento, los colores rojo y amarillo permanecieron invariables hasta hoy, exceptuando el período de la II República.

Durante esta etapa se cambió el rojo de la franja inferior por el morado en homenaje a los comuneros de Castilla que lucharon contra Carlos I. Aunque sobre esto se ha escrito mucho, no está demostrado que el morado fuera el color de los comuneros, ya que en realidad el tono con el que se reconocían era el carmesí.

La evolución en la historia de la bandera española

El escudo se iría adaptando al gusto y heráldica de los reyes, también a la tesitura política del país. El primer cambio lo inició el propio Carlos III. El monarca cambió el escudo de los Borbones por uno formado por el emblema de Castilla a la izquierda y el de León a la derecha. Sobre ellos ubicó la corona. La bandera permanecería así hasta el Gobierno Provisional y la I República, donde el único cambio fue la eliminación de la corona, aunque esta modificación sólo duraría un año.

historia de la bandera española
Evolución de la bandera española

La excepción, como se ha dicho, ocurrió en la II República (1931-1939). Aparte del color morado, la principal modificación que se hizo en la bandera de España fue la coronación y simplificación del escudo. Se optó por el modelo marcado por el Gobierno de Transición de Prim frente al barroquismo de los monarcas de la Restauración, cuyo emblema ornamentado era harto complicado.

Con la Guerra Civil y la victoria del bando golpista se retomó el binomio rojo y amarillo y volvió a modificar el escudo. La conocida como bandera franquista se inspiró en un pasado que pretendía glorificar para su escudo. Así, incluyó el águila de San Juan, en homenaje a los Reyes Católicos, así como la esencia de sus cuarteles. La gran diferencia eran las Columnas de Hércules, que aparece el cuartel de Navarra en vez del de las Dos Sicilias y el infame “Una Grande Libre”. 

historia de la bandera española
Bandera actual

Para finalizar la historia de la bandera española hay que esperar hasta 1981. En ese año se decidió mantener los colores de las franjas y se optó por un escudo al estilo republicano, pero con una corona real en lugar de una cívica en la parte superior y demás referencias monárquicas. La Constitución Española establece en su artículo 4.1 que “la Bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas”. Así sigue y seguramente seguirá durante mucho tiempo.