fbpx

El arte de las vacaciones para no hacer nada

Tenerlo todo organizado, madrugar, patearse media ciudad, visitar todos los museos posibles hasta que los cuadros empiecen a difuminarse ante nuestros ojos… Viajar a veces se convierte en una actividad tan estresante que necesitamos más vacaciones para recuperarnos de las vacaciones. Pero no tiene por qué ser así. A veces, el cuerpo simplemente pide desconexión y tranquilidad, disfrutar del entorno sin horarios ni listas que tachar. Es por eso que hoy te proponemos algunas ideas para planificar unas vacaciones tranquilas y deshacerte de las tensiones del día a día.

Ideas de vacaciones tranquilas para olvidarse de todo

Descansar en una playa paradisíaca

La playa es un escenario perfecto para unas vacaciones tranquilas
La playa es un escenario perfecto para unas vacaciones tranquilas. | Shutterstock

El murmullo de las olas, la caricia del sol, los soplos de agradable brisa marina… Unas vacaciones en la playa aseguran descanso y espacio para la introspección. Lejos de la exposición a la tecnología a la que estamos acostumbrados, las playas nos invitan a sumergirnos en las páginas de un libro, practicar algún deporte sobre la arena o simplemente tomar algo en un chiringuito mirando al mar. Además, no hay nada mejor que un baño de agua salada para despejar la mente y vivir el presente.

Disfrutar de la calma de un balneario o un spa

Balneario natural de Montanejos
Balneario natural de Montanejos. | Shutterstock

Hablando de baños, este es un punto obligatorio en cualquier lista de vacaciones tranquilas para desconectar. Los balnearios y spas están creados específicamente para garantizar una experiencia de descanso y relajación. Sus piscinas de aguas termales suelen nacer de manantiales ricos en minerales que benefician la piel y las articulaciones, por lo que el cuerpo agradecerá especialmente esta vivencia. Por si fuera poco, los masajes y tratamientos que ofrece este tipo de lugar hacen que sea demasiado fácil olvidarse de las preocupaciones.

También te puede interesar  Los pueblos más bonitos de Pontevedra

Conectar cuerpo y mente en un retiro espiritual

Los retiros espirituales son sinónimo de calma e introspección
Los retiros espirituales son sinónimo de calma e introspección. | Shutterstock

Otra opción para regalarse unas vacaciones tranquilas es apuntarse a un retiro espiritual. Hay muchos tipos de retiros para elegir, pero se podría decir que todos ellos comparten una misma esencia. El autoconocimiento, una gestión sana del flujo de pensamientos y la capacidad de vivir aquí y ahora son algunos de los temas que se suelen trabajar en ellos. Aunque pueda parecer laborioso, esta experiencia ayuda a soltar las preocupaciones y ganar consciencia sobre lo que nos rodea. Desenredar nudos emocionales, deleitarse en las pequeñas cosas y conectar con la naturaleza. Una manera ideal de romper con la rutina y dedicarte un tiempo valioso.

Hoteles todo incluido para dejarse cuidar

Los hoteles todo incluido ofrecen todas las comodidades
Los hoteles todo incluido ofrecen todas las comodidades. | Shutterstock

En un sentido menos filosófico, pero igual de satisfactorio, una solución práctica para viajar sin hacer nada es reservar una habitación en un hotel todo incluido. Las personas que valoran la comodidad y el descanso disfrutarán al máximo de esta experiencia. Servicio de habitaciones, piscinas, bares y restaurantes dentro del propio resort… Diversión y calma sin preocupaciones, y todo al alcance de la mano. Además, muchos de estos complejos hoteleros se encuentran a pie de playa, por lo que funcionan como pequeños oasis de los que no hay ninguna necesidad de salir. Si esta opción te interesa, ponemos a tu disposición estas promociones en hoteles todo incluido de Iberostar para que puedas organizar tus vacaciones de un solo clic.

Estas son solo algunas ideas para diseñar unas vacaciones tranquilas en las que descansar, relajarse y vivir el momento sin necesidad de cumplir con ninguna obligación. No hay nada de malo en disfrutar de un viaje sin horarios ni visitas imprescindibles. Nuestro tiempo de descanso no tiene por qué ser productivo, y un atardecer bonito puede resultarnos más inspirador que una catedral perdida en una ciudad lejana. Al fin y al cabo, el placer de viajar empieza por saber apreciar las pequeñas cosas que nos rodean.

También te puede interesar  Las playas más cercanas a cada provincia de Aragón

Artículo escrito en colaboración con Iberostar.