En el año 1992 unos promotores inmobiliarios pertenecientes a la empresa Construcciones Flores, que residían en Pamplona y que eran jugadores de golf, tuvieron la iniciativa de comprar una finca a cinco kilómetros de Pamplona, Navarra....Continuar leyendo