5 pueblos con encanto en la Vía de la Plata

Desde el siglo VII a.C., época prerromana, los habitantes de la Península establecieron una ruta que la atravesara del suroeste al noroeste. Este camino se convertiría en una calzada por la que las tropas romanas avanzarían hacía el norte, en concreto de Mérida a Astorga, del sur de Hispania hasta la cornisa cantábrica. Posteriormente se denominaría la Vía Mozárabe, de la que se heredó el nombre actual. La Vía de la Plata ha supuesto una ruta de transporte, comercio, pastoreo y arte que ha unido también la peregrinación para llegar a la tumba del Apóstol. En esta ruta milenaria se encuentran destacadas ciudades como Mérida o Salamanca. Pero si haces esta travesía, también podrás descubrir encantadores pueblos de la Vía de la Plata. Te recomendamos algunos de ellos.

Galisteo, Cáceres

pueblos de la vía de la plata

Entre Plasencia y Coria se encuentra Galisteo. Este es uno de los pueblos de la Vía de la Plata de origen romano, situado en un altozano, lo que lo convierte en un excelente mirador del valle del Jerte. Nombrado lugar de Interés Cultural en 1996, en Galisteo podrás visitar la muralla, la iglesia de la Asunción, el castillo-palacio de La Picota o la Plaza Mayor.

Granja de Moreruelas, Zamora

pueblos en la vía de la plata

Su origen se remonta a la Edad Media y sus actividades principales son la agricultura y la ganadería. No podrás pasar por la Granja de Moreruelas sin visitar el Monasterio de Moreruela, uno de los antiguos centros de la Orden del Cister. Fue construido en el siglo XII y actualmente solo se conservan algunos de sus muros. Los restos son considerados Bien de Interés Cultural. Con 280 habitantes, es uno de los pueblos de la Vía de la Plata que no te puedes perder.

Jeréz de los Caballeros, Badajoz

pueblos de la vía de la plata

Con vestigios de la época prehistórica, este pueblo ha conseguido mantener su historia a lo largo de los años. Los romanos también dejaron restos, al igual que los caballeros de la Orden del Temple. La villa pasaría a ser una donación para estos nobles, que la perderían tras la disolución de la orden. Considerado uno de los pueblos de la Vía de la Plata con más encanto, es uno de los centros artísticos más importantes del barroco extremeño gracias a su apogeo en los siglos XVII y XVIII. Debido a esto, fue nombrado Conjunto Histórico-Artístico.

Morcín, Asturias

pueblos de la vía de la plata
Fuente: Pinterest, Montaña Central de Asturias

La característica principal de Morcín es la naturaleza. Situado en el corazón de Asturias, este municipio está rodeado de montes y valles, sendas y caminos, por los que se dispersan sus menos de 3.000 habitantes. Además del campo, cuenta con el Festival del Quesu d´Afuega´l Pitu, denominación de origen protegida de la ruta jacobea. Con todos estos atractivos se ha convertido en otro de los pueblos de la Vía de la Plata que merece la pena visitar.

Grimaldo, Cáceres

pueblos de la vía de la plata
Fuente: Extremadura Misteriosa

Si pasas por este pequeño pueblo de 67 habitantes, podrás descubrir una de sus grandes joyas. El Castillo Grimaldi fue propiedad de la dinastía italiana del mismo nombre. Se construyó en el siglo XIV y ahora es el símbolo más importante de la villa. Tuvo relevancia en la Edad Media, ya que obtuvo el derecho de asilo por parte de los reyes Alfonso X y Sancho IV, lo que lo convierte en uno de los pueblos de la Vía de la Plata de más importancia histórica.

Texto: Fátima González-Besada Gómez

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar