Los 10 mandamientos del peregrino

Las leyes establecen el orden. Un orden necesario para que las cosas salgan bien. Por eso te proponemos los 10 mandamientos del peregrino para que hagas bien el Camino. No son oficiales ni es obligatorio cumplirlos; son puntos que creemos que pueden ayudar a cualquier caminante.

1. No te alejes del Camino, sigue las flechas

Sigue las flechas amarillas e intenta no desviarte. Si tu intención es salirte del Camino, organízate. Sin embargo, si lo que te interesa es seguir la ruta establecida, hazlo. Te ahorrarás el perderte, pero sobre todo, hacer kilómetros de más. Ya andas suficiente como para añadir pasos a tu caminata. Durante la travesía siempre hay lugareños, acostumbrados a los peregrinos, que podrán darte indicaciones en caso de que te pierdas.

mandamientos del peregrino

2. Nunca se te pegarán las sábanas (ni el saco), ¡madruga!

Los peregrinos están cansados y el descanso es fundamental, pero acuéstate pronto para caminar temprano. ¿Por qué madrugar? En primer lugar te ahorrarás las horas de calor más fuerte, a mediodía y por la tarde; también significa que andarás durante las horas más fresquitas. En segundo lugar, llegarás antes a los albergues, por lo que no deberías tener problemas para encontrar una cama. En tercer lugar, cuanto antes llegues, más podrás descansar y aprovechar para visitar los lugares a los que llegues.

3. Beberás agua constantemente

Es fundamental que estés hidratado. Durante la ruta, se pierden un montón de minerales que necesitas recuperar. Por eso, te recomendamos que siempre lleves una botella de agua y bebas cada 20 minutos. Un consejo es que bebas aunque no tengas sed. Muchas veces esperamos a necesitar agua, pero eso ya es mala señal.

mandamientos del peregrino

4. El sol no es tu mejor amigo: protégete

Cuidarse la piel tiene que ser algo que hagas desde el principio. Ponerse protector solar antes de caminar te ayudará a no quemarte. Esto también es aplicable en invierno. Aunque no tengamos calor, pasamos muchas horas delante del sol y podemos quemarnos sin enterarnos.

5. Calcetines: los grandes olvidados. Dales la importancia que se merecen

Cuida tus pies; son tu herramienta más importante. Los calcetines son los que los protegen y mantienen. Es importante que lleves unos calcetines transpirables, ya que los pies necesitan respirar. En cuanto sientas una rozadura o los pies recalentados, cámbiate de calcetines; este es uno de los mandamientos del peregrino más importante. Los pies tienen que estar lo más secos y cómodos posibles; si no llegarán las ampollas y las heridas, que es lo último que queremos. Por eso, lleva siempre a mano un par de calcetines para que te puedas cambiar en cualquier momento del Camino.

mandamientos del peregrino

6. Ventila los pies, ellos también necesitan respirar

A veces cuando los peregrinos llegan al albergue se calzan con unos zapatos más cómodos, cerrados. Es un error. Los pies necesitan ventilación, respirar, estar secos. Te recomendamos que en cuanto llegues al albergue, te des una buena ducha y dejes tus piececillos al aire; ponte unas chanclas para no estar descalzo. Esto evitará que te salgan ampollas, los mayores enemigos en cada paso.

7. Bajo ningún concepto estrenes zapatillas nuevas

Seguimos haciendo referencia a los pies, pero lo necesitan. Utiliza en el Camino zapatillas o botas de caminar que ya estén domadas. Los zapatos nuevos son duros y te harán rozaduras. Por eso, como uno de los mandamientos de los peregrinos, te pedimos que lleves un calzado que ya esté acostumbrado a tus pies.

8. Nunca metas algo que no vayas a usar en la mochila

Durante el Camino, la mochila puede pasar de ser tu amiga, tu acompañante, a ser tu mayor enemiga. Lleva lo imprescindible: solo y únicamente lo que necesites. Cada gramo cuenta. Puedes pensar que no, pero tu espalda será consciente de hasta el peso de un cacahuete. La espalda sufre mucho, por lo que intenta cargarla con el menor peso posible.

mandamientos del peregrino

9. Respeta el sueño de los demás peregrinos

Este es uno de los mandamientos del peregrino que afecta de manera colectiva. Como hemos dicho antes, el descanso es fundamental. Por ello, es razonable que se respete el sueño de los demás. En los albergues suelen dormir muchas personas en un mismo espacio. Sabemos que hay gente que se acuesta más tarde o que quizás quiere disfrutar de una cena tranquila y volver al hospedaje sin prisa. Todo es entendible, pero siempre que se respete a aquellos que ya están durmiendo.

10. ¡Disfruta de la experiencia!

Es el último de los mandamientos del peregrino, pero no el menos importante. Tienes que saber desde el principio que el Camino de Santiago no es algo fácil. Es una experiencia dura en la que tendrás momentos más difíciles y otros más alegres. Te recomendamos que, sabiendo esto, disfrutes al máximo, te dejes llevar por la magia del Camino y que te lo pases genial.

Texto: Fátima González-Besada Gómez

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar