Camino Aragonés: `legendario y olvidado´

POR QUÉ ELEGIR EL CAMINO ARAGONÉS DE SANTIAGO.

El Camino Aragonés reúne la autenticidad y la dificultad de un recorrido que no solo es el más complejo, si no que también es el más largo. Implica el cruce de los Pirineos mediante la ascensión de uno de los puertos de montaña más altos y legendarios de Europa; desde la frontera española de Huesca consta de 858 kilómetros hasta llegar a Compostela (añadiendo el largo tramo en que se incorpora al Camino Francés). Es el que tiene mayores cambios de altitud, climáticos y paisajísticos: el Pirineo, la ribera del río Aragón, el pre-pirineo navarro…

HISTORIA. Éste Camino Aragonés no es el primero que se recorrió —pues el llamado `primitivo´ parte desde Oviedo— pero al ser el más directo desde Roma pudo ser uno de los primeros. Por Francia discurre hacia España por la llamada Vía Tolosana (por provenir de Toulouse). Algunos historiadores consideran que antes del año mil los peregrinos lo hacían por el puerto del Palo —a 1.970 metros de altitud en el recóndito y aislado Parque natural de los Valles Occidentales— para bajar luego hasta el valle de Hecho. Ya en el siglo XII en el Libro V de su Codex Calixtinus, el peregrino Aymeric Picaud explica que el Camino entraba en la península por Somport (Summus Portus por ser el puerto más alto, a 1.600 metros de altitud) para llegar hasta el legendario Hospital de Santa Cristina (ya célebre y muy visitado en el año 1078); un hecho milagroso convirtió ese pequeño y extraordinario hospital en un lugar de peregrinación en si mismo. Aymeric Picaud llegó a ensalzar ese albergue hasta el punto de llamarlo una de las tres columnas fundadas por Dios para ejercer la caridad con los pobres. Además de los peregrinos procedentes de Italia y Centroeuropa, los peregrinos franceses eran propensos emplear el Camino Aragonés porque entre los siglos XI y la mitad del XV el ducado de Aquitania perteneció a la monarquía inglesa, dominando Saint Jean-pied-de-port y la entrada al Camino Francés.

La altitud de las cumbres de los Pirineos implican temperaturas muy frías en invierno —con total seguridad de encontrar nieve— siendo frescas y suaves el resto del año por el trayecto bordeando la vertiente sur de la cordillera (que protege de los fríos vientos del norte).

Al pasar el Puerto de Somport el Camino de Santiago Aragonés bordea por el oeste el antes mencionado Parque de los Valles Occidentales. El resto del trayecto discurre por un terreno suave que recorre el imponente pantano de Yesa hasta llegar a Navarra. Al pasar el Monasterio de Leyre (no dejar de visitarlo) se tiene la opción de desviarse el Camino oficial y hacer el recorrido a través de la maravillosa Foz de Lumbier, recorrida por un camino señalizado que va por el antiguo trazado del tren de Irati e incluso atraviesa túneles; una experiencia que hacen decenas de miles de excursionistas cada año.

La popularidad del Camino Aragonés está ligada a una leyenda fundacional. Esta surge de la temeraria decisión de los peregrinos Arnovio y Sineval de emprender el Camino de Santiago Aragonés en pleno invierno; para lo cual ascendieron el puerto de Somport mientras nevaba. Al llegar arriba corrían riesgo de congelación y se sentían amenazados por una manada de lobos, momento en el que encontraron una cueva en la que refugiarse; el miedo les impulsó a prometer que levantarían un refugio para peregrinos de conseguir sobrevivir; al día siguiente fueron despertados por una paloma, descubriendo que hacía sol y ya no había lobos al acecho. Por ello edificaron un hospital que dedicaron a la santa `constructora´ —Santa Cristina— esculpiendo la figura de una paloma en el dintel de la puerta.

Al final del Camino Aragonés, cuando se une al camino Francés en el célebre Puente de la Reina, conviene leer nuestra página sobre los sucesos que allí acontecieron: el milagro del Chori.

En Somport se pueden encontrar las escasas ruinas del legendario Hospital de Santa Cristina; lo primero que sorprende es que tan humilde lugar llegara a se tan famoso. En desuso desde el siglo XVII, la dura climatología está eliminando unas ruinas históricas que deberían consolidarse antes de que desaparezcan del todo. Un poco más adelante llegamos hasta la famosa Estación Internacional de Canfranc, una de las mayores joyas arquitectónicas del siglo XX en Aragón. El auge del Camino Aragonés en el siglo XI atrajo las donaciones necesarias para edificar en Jaca la primera catedral románica de España; un edificio singular que conviene visitar con calma. Pasada esta ciudad, unos kilómetros antes de llegar a Santa Cilia está la desviación al monasterio de San Juan de la Peña; quien vaya en bicicleta, coche o moto no debería de recorrer la decena de kilómetros hasta allí —esencial ver el edificio `viejo´ y opcional el más moderno, situado a cierta distancia—. Ya en Navarra, en el entorno del pantano de Yesa se encuentra el importante monasterio de Leire y un poco más al sur el castillo de Javier, con un complejo religioso dedicado a éste santo jesuita.

El Camino de Santiago Aragonés es el trayecto menos popular, en el que hay menos albergues; pero dispone de hospedaje más que suficiente para aquellos que lo recorran. Al final de esta página hemos preparado una sección con los mejores lugares para hospedarse y los platos tradicionales en cada uno de ellos. La gastronomía de esta zona pirenaica es muy sabrosa, siendo posible comer muy bien por poco dinero.

El Camino Aragonés actualmente es el gran desconocido de las rutas hacia Compostela. La dificultad de la ascensión de Somport y el remoto punto de salida en un pueblecito francés lo han postergado respecto a otras opciones. Para quienes planeen realizar el Camino Aragonés en moto o coche eso no debería de suponer un obstáculo; los andarines y ciclistas si deben de tener una mayor preparación física. Por eso solo en los mese veraniegos suelen encontrarse algunos intrépidos peregrinos realizándolo, es muy el número de quienes lo recorren.

CONSEJOS CLAVE PARA DISFRUTAR AL MÁXIMO DEL CAMINO DE SANTIAGO ARAGONÉS.

Los 169 kilómetros del Camino Aragonés están señalizados, pero hay varios tramos y opciones. Aquí destacamos los lugares y tramos en los que hay que estar más pendiente de sus atractivos y dedicar tiempo.

Es lo más épico e interesante del Camino Aragonés. A diferencia de las salidas de los otros caminos desde Saint-Jean-pied-de-port y Hendaya, el acceso por transporte público a la cara norte del puerto de Somport es muy complicada. Para llegar hasta el diminuto Peyrenère conviene que le lleven en taxi (o furgoneta si se va a hacer el camino en bicicleta). Hay que disfrutar la subida del puerto, allí sacarse una foto ante los restos del hospital de Santa Cristina antes de que no quede nada de ellos, para luego recobrar fuerzas en la cercana estación de esquí de Candanchú. Luego hay que bajar a visitar el imponente complejo de Canfranc Estación y el pueblo medieval de Canfranc.

Esta ciudad fue una de las más importantes del Camino Aragonés, llegándose a formar incluso barrios con los peregrinos que allí acabaron por asentarse para comerciar en el trayecto. Merece un día entero de estancia visitándola; su historia y atractivos imprescindibles los recogemos en una página especializada.

Esta histórica y pequeña localidad del camino Aragonés es un lugar de descanso, especialmente si se ha hecho antes el desvío para visitar San Juan de la Peña.

Esta plaza fuerte del reino de Aragón próxima a la frontera del reyno de Navarra está localizada en la margen izquierda del río Aragón; constituye un ramal del camino de Santiago paralelo al oficial y es una localidad de peregrinos desde tiempos remotos. De su historia y monumentos de interés damos noticias en nuestra página de la localidad.

Aunque el Camino Aragonés oficial discurra por la orilla derecha del río Aragón, existe un ramal alternativo que llega hasta Sangüesa a través de la orilla contraria. Este desvío se toma en Puente la Reina de Jaca y atraviesa localidades como Berdún antes de internarse en tierras navarras.  Al llegar hasta el Monasterio de Leyre, y después de realizar la visita, hay que tomar la decisión de seguir hasta Sangüesa por el camino o desviarse antes para visitar el Castillo de Javier (donde hay albergues para peregrinos a este santuario). Desde Javier se puede seguir hasta Sangüesa y retomar allí el Camino tradicional, que luego sigue por un camino de montaña que sube los pequeños puertos de Aibar y Loiti. Otra opción es marchar desde Javier hacia el noroeste, atravesar el pueblo de Liédena, visitar la Villa romana de Liédena y luego recorrer la antes mencionada Foz de Lumbier; se trata de una ruta con menos pendientes que en el puerto de Loiti retoma el Camino Aragonés; desde allí a unos diez kilómetros está el pueblo de Monreal. Aquí la página con la historia y monumentos de Leyre y Javier.

Situada cerca del Camino Aragonés, esta histórica y pequeña localidad tiene un estratégico puente, siendo muy frecuentada por su famosa foz. Saber más de su historia y edificios.

Histórica cabeza de merindad que guarnecía el reino de Navarra de los aragoneses. Se puede pasar medio día visitándola, fijarse especialmente en los imponentes aleros de madera de sus palacios. Página de su historia y monumentos.

Esta estratégica localidad creció debido al importante tráfico mercantil que cruzaba su puente y por el paso de los peregrinos. En nuestra página especializada explicamos su historia, monumentos y opciones donde parar.

Frente a la iglesia de San Juan Bautista, de la localidad de Óbanos, el camino Aragonés se reúne con el Camino Francés. Por ello —en sentido estricto— Puente la Reina no es parte del Camino Aragonés (pero dado que es habitual final de etapa, decidimos incluirlo). Al cruzar el legendario puente conviene recordar la dramática historia del Txori y acercarse a la iglesia parroquial para ver la imágen culpable del evento. He aquí nuestra página. Merece la pena dedicarle tres horas al menos.

LUGARES FASCINANTES DONDE HOSPEDARSE Y DONDE COMER EN EL CAMINO ARAGONÉS.

Como complemento a cada lugar preparamos una página sobre la gastronomía local y los locales de comida local; para entrar en esa sección PINCHA AQUÍ. El peregrino que quiera aprovechar para dormir en lugares muy especiales tiene a su disposición algunos de los mejores hoteles de España en el mismo Camino Francés; no solamente hoteles de alto precio, también muchas casas rurales (denominadas agroturismos en Navarra). La selección de páginas de localidades con alojamientos singulares es la siguiente (en el orden de marcha natural del este al oeste):

Gastronomía y hospedajes  en Aragón: Candanchú (Somport), Canfranc, Jaca, San Juan de la Peña, Santa CiliaBerdún.

Gastronomía y hospedajes  en Navarra: Javier, LumbierSangüesa, MonrealPuente la Reina.

Reserva tu Camino según tus necesidades y presupuesto

Completa el formulario y responderemos lo antes posible.

¿Qué es lo que necesitas? (requerido)

Acepto la política de privacidad
* Campo requerido

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Comments

  • Cesar Sempere Rodriguez 4 August, 2016 at 7:28 pm

    Me encantan los comentarios e indicaciones. Me gustaría planificar para verano la ruta aragonesa y posteriormente la francesa. Todo ello en coche por razones de salud. Mostradme el posible itinerario. Gracias. Cesar

    Reply
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar