Cada 25 de julio tiene lugar la festividad de Santiago Apóstol, que coincide con el Día de Galicia. La primera por su condición de patrón en España y la segunda por ser la comunidad donde el santoral adquiere gran importancia. Conocido discípulo de Jesucristo, representa una de las figuras más importantes de la cristiandad, hasta el punto de ser venerado en otros muchos puntos de la geografía mundial. La representación más clara de esto tiene forma de peregrinación: el Camino de Santiago.

Según la tradición hispana, este Apóstol habría sido llamado para evangelizar la región del Imperio Romano. Santiago el Mayor habría llegado a la Bética romana para caminar hasta Iria Flavia, en Galicia. Tras su vuelta a Jerusalén y ser decapitado en el año 44, su cuerpo fue trasladado de nuevo a la península ibérica, a la actual Santiago de Compostela. El supuesto hallazgo de sus reliquias, allá por el 813, dio lugar a una importante peregrinación de numerosos cristianos del norte hacia Compostela, para mostrar su devoción al santo. Una costumbre medieval que terminó en tradición y se extendió por casi toda Europa, permaneciendo viva incluso más de mil años después.

El Apóstol Santiago en la catedral compostelana

El Apóstol Santiago en la catedral compostelana. | Shutterstock

Aunque la romería se puede realizar durante todo el año, el momento más emotivo para finalizar el Camino de Santiago es alrededor del 25 de julio. Entonces es cuando la peregrinación compostelana toma un total protagonismo, coincidiendo con el día del Santo y las grandes fiestas gallegas. Lo que muchos aún desconocen es la razón por la que se celebra el día del Apóstol Santiago en esa fecha concreta, así como las incógnitas que surgen alrededor de la misma.

 El Año Santo Compostelano o Jacobeo

La importancia que alcanzó el Camino y la figura del Apóstol fue motivo para que el Papa Calixto II decidiera implantar el Año Santo Compostelano en 1122. Este pontífice decidió que la celebración tuviera lugar cada 25 de julio, pero solo cuando coincidiera en domingo. Es lo que se conoce como Año Santo o Xacobeo, el cual solo se da 14 veces por siglo.

Desde entonces, cada 25 de julio es un día especial en la liturgia religiosa de todas las iglesias de la cristiandad, independientemente de si es o no domingo. No obstante, la celebración de Santiago era ya un rito muy antiguo instaurado en Roma entre los siglo X y XI. En dicho momento se obtienen ya noticias sobre la festividad en la basílica de San Pedro.

Queima da Fachada en Santiago

Queima da Fachada en Santiago. | Shutterstock

Lo que se desconoce, sin embargo, es el motivo por el que la Santa Sede estableció el día 25 de julio para honrar al Apóstol. No en vano, la traslación de su cuerpo desde Jerusalén a la península se produjo un 30 de diciembre. Al parecer, no hay una respuesta segura a esta cuestión, más bien varias teorías que aún penden de un hilo.

Una fecha rodeada de incertidumbre

La festividad de Santiago Apóstol no celebra su nacimiento, sino su muerte por martirio, cuando el rey Herodes ordenó acabar con su vida. Este final, junto a su condición de discípulo muy próximo a Cristo, le confería su naturaleza de apóstol y santo. De esta manera, se extendió la creencia de que el día 25 de julio era la fecha de su sacrificio. Al menos, eso aseguraba el monje y escritor benedictino Usuardo en su Martiroligio, en el año 876. En esta obra se indicaba cuál era el santo para cada día del calendario y se explicaba su muerte o pasión. En el caso de Santiago el Mayor, el religioso asentía que el “nacimiento de su vida eterna” tuvo lugar el 25 de julio.

Santiago en su forma de Matamoros

Santiago en su forma de Matamoros. | Shutterstock

Existen cantidad de datos y referencias que señalan el año 44 como fecha del martirio de Santiago, pero no el día de su muerte. No hay pruebas suficientes que confirmen si fue el 25 de julio u otro. Por tanto, la celebración del santoral no parece basarse en ningún dato histórico, sino en otros criterios. Otra suposición es que la elección del santoral buscó coincidir con el día de San Cristóbal, otro santo muy venerado durante la Edad Media en el rito romano, con el que se habría querido ligar al Apóstol Santiago.

En cualquier caso, el 25 de julio se fue instituyendo como la jornada en la que los peregrinos a Compostela podían obtener el perdón general de sus pecados. Nadie pondría objeciones a esta elección en una época en que el poder eclesiástico no permitía ser cuestionado. De esta manera, el día de Santiago quedó implantado en esa fecha para siempre sin haber una razón exacta.

Santiago Apóstol como Patrón de España

Cuando en el siglo XVII Santiago Apóstol llegó a ser de forma oficial el patrón único de España, la Santa Sede y el clero compostelano escogieron la fecha del 25 de julio como día para festividad del santo. La decisión de conceder el patronato a España fue obra del Papa Urbano VIII en 1630, cuando la Iglesia de Roma reconoció que los restos de Santiago el Mayor estaban enterrados en Compostela. Aquel honor llegó bajo la monarquía de Felipe IV.

Representación del Apóstol en la catedral de Santiago

Representación del Apóstol en la catedral de Santiago. | Shutterstock

Desde entonces, con el mencionado rey en el trono, el Voto a Santiago está institucionalizado. Esta ya existía desde el medievo, a raíz de la cuasimítica batalla de Clavijo. En ella, los cristianos triunfaron ante los árabes gracias a la intervención de Santiago en su versión Matamoros. Esto llevó a que se realizara una ofrenda, fruto al principio de las campañas contra los musulmanes. Se llevaba a cabo junto a los príncipes y el arzobispo de Compostela a la iglesia de Santiago cada 25 de julio.

La presencia de la Casa Real el Día del Apóstol sigue siendo muy importante a día de hoy. El monarca y su familia presiden en Santiago de Compostela los actos oficiales que se desarrollan durante ese día con motivo de la festividad. Destaca la celebración de la misa en la catedral y la tradicional ofrenda al santo.

Día da Patria Galega

Como no podía ser de otra manera, la comunidad autónoma de Galicia también escogió el día 25 de julio para celebrar sus fiestas. Desde 1920 se celebra el Día da Patria Galega, coincidiendo con el Día del Apóstol. La iniciativa surgió un año antes, en una reunión de Irmandades da Fala, una agrupación cultural y política gallega de carácter nacionalista.

Celebración del Día de Santiago

Celebración del Día de Santiago. | Shutterstock

Aunque la celebración fue paralizada durante el periodo de la dictadura, los emigrantes gallegos la seguían celebrando en el extranjero. No fue hasta la llegada de la democracia, en 1979, cuando por decreto de la Xunta de Galicia se estableció como fiesta oficial de la comunidad autónoma. Aunque parezca que el día de Santiago acabó cayendo en el 25 de julio de casualidad, la historia ha acabado haciendo que sea una de las jornadas más festivas de toda España.