Las Notre Dame de España

El pasado 15 de abril asistimos atónitos al devastador incendio de la catedral de Notre Dame de París. La Señora, que tantas veces había sorteado el fantasma de la destrucción, tuvo al mundo entero pendiente de ella. Los parisinos, impotentes ante tal hecho y en un acto de total devoción, comenzaron a concentrarse para rezar y esperar que un milagro salvase de las llamas a su Dama.

Notre Dame
Catedral de Notre Dame, París.

Por fortuna, tras cerca de diez largas horas de incertidumbre y dolor, el fuego se extinguió y como cual milagro presenciamos la revelación de una imagen sorprendente, y que quedará intacta en nuestras retinas para siempre: en el presbiterio y rodeada aún por el humo, permanecía intacta la escultura de la Virgen con Jesús muerto entre sus brazos y tras ellos la gran Cruz dorada.

Notre Dame
Presbiterio de Notre Dame tras el incendio.

¿Qué podemos esperar de la Nueva Notre Dame? La reacción del presidente Emmanuel Macron no sólo ha sido rápida, sino también acorde a los tiempos en los que vivimos. Como ya sucedió en el siglo XIX, los avances de la industria han hecho que los talleres artesanos hayan desaparecido progresivamente. Ya no se valora tanto la calidad o el saber hacer, sino la rapidez, la inmediatez y sobre todo los costes y precios bajos.

Sin embargo, para la nueva Notre Dame es indispensable el trabajo de excelentes artesanos, bien cualificados y con altos conocimientos de su oficio. Esto, sin duda, ha supuesto que se abra una extraordinaria y fascinante convocatoria para formar artesanos de todos aquellos oficios casi olvidados (carpinteros, vidrieros, talladores de piedra, doradores, organistas…).

Hoy es Notre Dame, pero después serán otras obras claves del patrimonio francés que por su actual estado deberán rehabilitarse y/o restaurarse. Por fortuna, nos encontramos en un momento de revalorización de la calidad y el conocimiento, que sin dejar de lado los avances propios de nuestra época, harán que Notre Dame resurja nuevamente, más hermosa sin cabe.

Catedral de Notre Dame, París
Catedral de Notre Dame, París

Las Notre Dame españolas

Este hecho que tanto nos sorprendía, y que muchos no entendían que ocurriera en pleno siglo XXI, no es tan extraño o lejano en el tiempo a lo sucedido a varias de las catedrales de nuestro país.

A principios de julio de 2001, el Archivo del Cabildo Catedralicio de la Mezquita-Catedral de Córdoba padeció la tragedia del fuego. Por fortuna, sólo afectó a una pequeñísima parte de la documentación conservada, siendo en su mayoría libros de cuentas de misas.

En octubre de 1994, una simple vela destruyó la Capilla de la Virgen de los Desamparados de la catedral de Teruel, Patrimonio de la Humanidad. El incendio no sólo afectó a la capilla, pues el humo provocó graves daños al retablo del Altar Mayor y a los artesonados mudéjares del siglo XIII.

El domingo de Pentecostés de 1966 la catedral de León sufrió también la devastación de las llamas. De nuevo, un rayo fue el causante de tal destrucción. La enorme potencia del relámpago no pudo ser absorbida por el pararrayos, provocando un retroceso de la carga. Esto supuso que el hierro quedase candente y, al contacto con la madera de la techumbre, esta comenzara a arder.

La cubierta de la nave central y laterales quedó reducida a cenizas. Pero gracias a la correcta y muy acertada decisión de seguir los consejos del maestro cantero Andrés Seoane, la destrucción no fue a más.

Notre Dame
Catedral de León

Tour por la Catedral de León

Siglos antes, los peligros del fuego ya afectaron, y mucho, a otros grandes templos de nuestro país como acaba de sucederle a Notre Dame.

El 18 de septiembre de 1614, un rayo causó la destrucción de gran parte de la Catedral de Segovia. Su torre, “más alta que la de Sevilla y más ancha que la de Toledo”, estaba coronada por un campanario que seguía el modelo de chapitel y había sido realizado en madera. Este fue alcanzado por un relámpago y comenzó a arder. En un primer momento, el fuego sólo afectó al chapitel, dejando intactas las campanas.

Sin embargo, una chispa cayó sobre la bóveda de la Capilla Mayor y el incendio se reanudó. Por fortuna, la lluvia apagó el fuego, pero la Dama de las Catedrales quedó gravemente dañada, no sólo por los estragos de las llamas, sino, además, por toda el agua se acumuló en su interior.

Notre Dame
Catedral de Segovia

Tour por la Catedral de Segovia

Otro importante incendio fue el que sufrió la catedral de Cuenca. El templo conquense fue erigido por expreso deseo de Alfonso VIII, tras la conquista de la ciudad de Cuenca y la posterior creación de su diócesis. Esta bellísima catedral es, junto con la de Ávila, el primer ejemplo de catedral gótica en nuestro país. La elección del estilo normando, al igual que la catedral de Notre Dame, se debe a la gran presencia de normandos en la Corte. Este hecho tuvo su origen en su propia esposa, Leonor de Plantagenet, hija de la mítica Leonor de Aquitania, y hermana de los reyes ingleses Ricardo Corazón de León y Juan sin Tierra. Fue durante el siglo XV, cuando un rayo alcanzó el crucero y el fuego originado devoró todo el cimborrio. Tres siglos más tarde, un descuido en unas velas provocó la pérdida de toda la sillería del coro.

Notre Dame
Catedral de Cuenca

Tour por la Catedral de Cuenca

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar