La bella isla de La Gomera fue escenario de un sangriento melodrama entre conquistadores y guanches, así como de numerosos ataques de corsarios y flotas enemigas. Hoy sus asaltantes son los turistas que buscan su maravillosa naturaleza. El acceso. Continuar leyendo