fbpx

Las fascinantes playas de San Sebastián

playas san sebastián

San Sebastián, en Guipúzcoa, es considerada una de las ciudades más bonitas de España. Motivos no le faltan. Sus bonitas calles, las fachadas de las casas o la vista del siempre erguido monte Urgull. Pero es que, además, algunas de las playas más espectaculares del Camino del Norte y de la zona están justo aquí, a escasa distancia de la ciudad. La playa de La Concha es, sin duda, la más conocida, pero además hay otras tres que son ideales para completar la visita a esta metrópoli.

La playa de La Concha, la más popular

La Concha es la playa guipuzcoana por excelencia, todo un símbolo en San Sebastián y ubicada en plena capital. Tiene una longitud de 1350 metros y una anchura de hasta 40, abarcando desde el Club Náutico hasta los jardines del palacio Miramar. Asimismo, La Concha está considerada como una de las mejores playas de España, ocupando siempre las primeras posiciones de los rankings de las playas urbanas. Reconocida a nivel mundial por aparecer en numerosas revistas y guías de viaje, ha estado incluso nominada en más de una ocasión como una de las más bonitas del mundo.

Playa de La Concha
Playa de La Concha, San Sebastián. | Shutterstock

Aunque las aguas de esta bahía suelen ser bastante tranquilas, protegidas por la isla de Santa Clara, uno de los planes más demandados en ella es el del turismo activo. Paddle surf, surf o kayak son los deportes más practicados. Eso sí, colocar la toalla para tumbarse a tomar el sol puede ser algo más complicado, puesto que los cambios de marea aquí son habituales y, lo más importante, imprevisibles.

También te puede interesar  Las playas con bandera azul más bonitas de España

Pero si el visitante finalmente consigue sitio, podrá sentarse a contemplar el palacio Miramar, el edificio más bonito de San Sebastián, una mansión del siglo XIX que fue residencia de verano de la reina María Cristina. Además, junto a su arena fina y blanca se ubica también el paseo marítimo, separado de la playa por una barandilla que se ha convertido en todo un icono de la ciudad de Donostia, protagonizando cientos de fotos.

La playa de Ondarreta, el ambiente más familiar

La playa de Ondarreta está enclavada junto a la de La Concha, tanto es así que casi parece una continuación de esta. Y sería así de no ser por un saliente de piedra conocido como Pico del Loro, que separa ambas extensiones de tierra.

Con una longitud de 600 metros y una anchura de 100, su extensión va desde los jardines del palacio Miramar hasta el popular Paseo de Eduardo Chillida y, a pesar de ser mucho más pequeña que su vecina, tiene más espacio para colocar la sombrilla, puesto que está menos expuesta a las mareas. Esto hace que sea la playa más familiar de la zona. Además, la playa de Ondarreta es ideal para hacer todo tipo de deportes acuáticos: desde surf cuando el mar está bravo, hasta natación.

playa de Ondarreta
Playa de Ondarreta. | Shutterstock

Otro de los fuertes de esta playa es su ubicación: el barrio del Antiguo, una zona con mucha personalidad, gracias a la cual ha podido adaptarse al paso de los años sin perder su esencia. Pasear con calma por sus calles es imprescindible para descubrir sus monumentos, encanto y, por supuesto, para tomar algo en alguno de sus bares más tradicionales.

También te puede interesar  Los mejores lagos para darse un chapuzón en España

Al final de la playa se ubica el Peine del Viento, uno de los lugares más emblemáticos de San Sebastián. Tres esculturas de acero oxidado en las rocas conforman la obra artística, un espectáculo visual, pero también auditivo, ya que gracias a un sistema de tubos situados bajo el paseo es posible escuchar el sonido del viento.

Peine del Viento
Escultura de Eduardo Chillida de Peine del Viento. | Shutterstock

Ondarreta está ubicada además bajo el Parque de Atracciones Monte Igueldo, un parque de atracciones vintage en el que es posible subir a un funicular de 1912 o perderse por laberintos o montañas suizas. Desde su mirador, se puede conseguir la mejor vista de la ciudad.

La isla de Santa Clara, la playa con más encanto

La isla de Santa Clara es otra de las imágenes de postal más habituales de San Sebastián. Su pequeña playa tiene la peculiaridad de estar visible solo unas horas al día, lo que no evita que se halle siempre muy frecuentada. Pero lo bueno es que cuando la marea sube haciendo desaparecer a la playa, aparece una piscina de agua natural. Porque no hay mal que por bien no venga.

Isla de Santa Clara
Isla de Santa Clara. | Shutterstock

Y eso no es todo, la isla es una de las más bonitas de Euskadi y ofrece numerosas actividades. Desde rutas de senderismo, hasta formaciones geológicas asombrosas como los flysch, que se pueden contemplar en barco o desde algunos de los miradores de San Sebastián.

Para llegar a la isla lo más habitual es utilizar un paddle surf o un kayak. Hay algunos valientes que, incluso, se atreven a ir nadando a ella desde Ondarreta. Otra alternativa es llegar a ella en motora, pero el servicio solo está disponible en los meses de temporada alta y en la Semana Santa de San Sebastián.

También te puede interesar  La cascada mágica en Asturias que nació del amor de una xana

Zurriola, la playa favorita de los jóvenes

Por su parte, la última playa de la lista, la playa Zurriola, está ubicada en el barrio de Gros, entre los cubos del Kursaal y el Monte Ulía, junto a la desembocadura del río Urema. Tiene una longitud de 800 metros y una anchura de 110 metros.

playa Zurriola
Surferos en la playa Zurriola. | Shutterstock

Tras su transformación en los años 90, se ha convertido en un destino muy popular entre los surfistas de todo el mundo. De hecho, a lo largo de todo el arenal es posible encontrar numerosos establecimientos con servicio de alquiler de material. La zona de la izquierda suele estar repleta de niños y tiene un ambiente más familiar, mientras que la parte que está ubicada junto a la zona de Sagüés posee una atmósfera más joven, con pistas de vóley y lugares de reunión de surfistas.

Visitar las playas de San Sebastián es todo un imprescindible al recorrer los lugares más fascinantes de Guipúzcoa y descubrir no solo sus populares monumentos, sino sus parajes naturales más asombrosos.