Los anticuarios de Catalunya están dispersos por toda la geografía del principado, pero una gran mayoría están localizados en la ciudad de Barcelona. La mayor parte de los más relevantes están agrupados en el Gremi d’Anticuaris de Catalunya. Barcelona ha sido una importante ciudad comercial e industrial desde la Edad Media, lo que provocó que su rica burguesía y nobleza acumularan objetos de arte y muebles de procedencia extranjera, especialmente italiana, pues Génova fue un aliado comercial de esta ciudad. Desde el siglo XIX se diversificó el origen de piezas, incrementándose los muebles y obras de arte provenientes de Francia, el Reino Unido y otros países, desde China o Egipto hasta Iberoamérica. Los anticuarios de Barcelona tienen la reputación de ser unos de los más prestigiosos de España. Los anticuarios del Barrio Gótico y del Eixample suponen un contraste con las almonedas y tenderetes de objetos viejos que se pueden encontrar en el Barrio del Raval; ambas zonas de “caza” pueden ser apasionantes por la enorme variedad y calidad de piezas disponibles. En los anticuarios de Girona es posible encontrar muchos objetos internacionales, pues la gran cantidad de extranjeros residentes en la Costa Brava han decorado sus casas con objetos procedentes de éste gremio. Para el mercado de interior, masías y torres, los objetos que más se venden son de tipo etnográfico; aperos de labranza, cerámicas, forja…

A continuación ponemos unos directorios de anticuarios de Catalunya, los Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona.

BARCELONA
GIRONA
LLEIDA
TARRAGONA

Imagen principal: Thiago “James Capone” Ferronatto